Un nuevo curso cargado de esperanza

El acto solemne de apertura del curso 2022-23 sirvió para repasar los proyectos que se pondrán en marcha este curso

COMILLAS  | 

El profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios”, Julio César de la Torre, fue el encargado de ofrecer la lección inaugural

El profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios”, Julio César de la Torre, fue el encargado de ofrecer la lección inaugural


  icon cam2   VER GALERÍA FOTOGRÁFICA   

  icon vid2   VER VIDEONOTICIA  

La Universidad Pontificia Comillas inauguró oficialmente el curso 2022-23 con un acto solemne, que este año retoma su formato habitual, después de las restricciones de los últimos cursos. Al inicio del acto académico, el vicerrector de Relaciones Institucionales y secretario general, Federico de Montalvo, hizo un breve repaso del curso anterior, haciendo referencia a la Memoria Académica para ampliar información, y dio paso a un vídeo con los hitos del curso pasado.

 

El profesor de la Escuela Universitaria de Enfermería de Enfermería y Fisioterapia “San Juan de Dios”, Julio César de la Torre, fue el encargado de ofrecer la lección inaugural, “uno de los honores más grandes de toda mi vida académica”, reconoció el profesor, que además es el primero de su centro en desempeñar este papel.

Bajo el título El cuidado a las personas con cáncer: historia y esperanza, de la Torre mencionó como, poniendo a la persona en el centro, la enfermería moderna busca cuidar al paciente de un modo holístico e integral. “Las nuevas perspectivas del cuidado ya no sólo integran avances en la farmacología, cirugía o radioterapia sino que, con el paciente como eje central de atención, de manera clara, podemos trabajar en la mejora en las actividades en el día a día, ejercicio físico, la nutrición y los cambios en los hábitos tóxicos, así como aspectos psicológicos, sin olvidar en ningún momento, otras esferas de la persona, como pueden ser la vivencia espiritual”, apuntó.

Cuidados invisibles
En un emotivo discurso, de la Torre realizó un recorrido por su experiencia como enfermero oncológico durante más de veinte años, haciendo especial hincapié en los “cuidados invisibles”. “Sabemos que la esperanza tiene la ‘virtud de la latencia’ y brota enérgicamente desde pequeños gestos ocultos y silenciosos que hacen cambiar la biografía de miles de personas”, señaló. “Como profesionales sanitarios, como investigadores y profesores en el campo de las ciencias de la salud –y especialmente en Comillas– debemos redescubrir la sabiduría cristiana en estos tiempos inciertos, que aúna el saber riguroso con el sabor de la experiencia humana. No podemos olvidar, como nos recuerda el papa Francisco, que la esperanza que brota de la fe es una esperanza que no defrauda”. concluyó.

Al papa Francisco también hizo alusión en su discurso el rector de la universidad, rememorando que el pontífice recibió en audiencia privada a una representación de la comunidad universitaria comillense. “Durante casi 40 minutos conversamos con él sobre migraciones, ideologías, populismos, teología, patriotismo, entendido este en el sentido más argentino del término”. El rector recordó que Bergoglio pronunció una bendición especial para todos los que formamos Comillas, y recibió con agradecimiento los recuerdos que le fueron entregaron.

Vivir con generosidad
Con Roma y sus monumentos más emblemáticos como telón de fondo, Enrique Sanz, SJ, hizo un recorrido por las potencias y principales hitos de la universidad para el curso que ahora comienza. “En el próximo curso trataremos de cuidar de modo particular el valor añadido que les aportan la innovación docente, la acción tutorial y la atención personalizada. Pondremos también en marcha un programa integral e integrado con las facultades y centros liderado por el servicio Comillas Comunidad. Con él, Comillas pretende dar un paso más en el compromiso de formar a los mejores para el mundo como parte de su responsabilidad social como universidad”, sintetizó.

Durante su intervención, el rector hizo alusión a algunos de los pilares que sustentarán el proyecto de Comillas: Global Alumni, el Plan Director de Transformación Digital, la investigación o los nuevos proyectos docentes. “Quiero manifestar en nombre de toda la comunidad universitaria que Comillas quiere trabajar para derrotar a la fragmentación, la superficialidad, la instrumentalidad, el populismo, la polarización y la postverdad. Os invito a vivir este curso con total generosidad, sin poner condiciones, y conscientes de que vivir así conduce siempre al agradecimiento y a la admiración”, concluyó.

Motor del mundo
Antes del acto académico se celebró una Eucaristía, presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, monseñor Carlos Osoro. Durante la homilía, centrada en el Espíritu Santo como motor del mundo, el cardenal pidió que el señor nos envíe, en este inicio de curso, al Espíritu Santo que es la fuerza que cambia el mundo y nuestros corazones. “En estos tiempos de cambio, necesitamos ese reconstituyente fuerte que es la fuerza de Dios”, afirmó.