Un comillés, nuevo obispo de Zamora

Fernando Valera es licenciado en Teología Espiritual y doctor en Teología por Comillas

COMILLAS - CIHS  | 


D. Fernando Valera Sánchez fue consagrado obispo y tomó posesión este sábado, 12 de diciembre, como obispo de Zamora.

Presidió la celebración y fue el ordenante principal el nuncio de Su Santidad en España, Mons. Bernardito Auza, y actuaron también como ordenantes el Arzobispo de Valladolid, cardenal Ricardo Blázquez Pérez, y el obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes.

Declaró el obispo electo antes de la ceremonia a COPE: "El Espíritu Santo viene a mi vida para hacerme obispo, para que yo sea pastor y sucesor de los Apóstoles al estilo de Jesús y de la manera que Jesús quiere hoy y aquí", subraya.

El obispo electo de Zamora nació el 7 de marzo de 1960 en Bullas (Murcia). Ingresó en el seminario a los 17 años. En Murcia, fue ordenado sacerdote el 3 de abril de 1983 y presbítero, el 18 de septiembre de 1983. Es licenciado en Filosofia (1987) por la Universidad Católica de San Antonio de Murcia.

Desde 1993 hasta 1995, fue sacerdote misionero en Bolivia. Volvió a España, a Madrid, para licenciarse, en 1995, en Teología Espiritual por la Universidad Pontificia de Comillas. De 1998 al 2000 completó sus estudios de espiritualidad en la Universidad Antonianum de Roma y redactó su tesis doctoral, que defendió en la Universidad Pontificia de Comillas en 2001.

En la ordenación episcopal, Fernando Valera agradeció durante la homilía al papa Francisco, a su padres y a otros que le han acompañado en este camino: “Gracias Santo Padre, Papa Francisco, por elegirme, para pastorear la Iglesia que peregrina en Zamora. Una Iglesia significada por muchos templos de estilo Románico; su misterio, su belleza y su sencillez en la línea dibujan con, carácter universal, una fisonomía propia del estilo de Jesús. Este Obispo, nonagésimo octavo en la Sucesión Apostólica iniciada en San Atilano quiere nutrirse de esta belleza [...] Gracias a mis padres, que hoy en la comunión de los santos, me acompañan y me recuerdan el camino de la sencillez y el trabajo. Gracias Sor Teresa, por comunicarme el amor de Dios. Gracias a mis hermanos, a sus esposas mis hermanas, mis sobrinos. A toda la familia. Aquellos que sois la familia que la fe me ha regalado. Sois la carne de Cristo en los lazos de la amistad y el amor [...] Gracias al presbiterio y a toda la Iglesia de Cartagena donde he nacido a la fe y me ha forjado como Pastor. Gracias al Seminario Mayor y Menor (hoy estáis muy presentes en mi corazón) a su rector y formadores. Gracias, Damián, tu bondad me ha sostenido en el Señor, hoy está en tu lugar Jesús, en su persona están todos los seminaristas y todos los sacerdotes que han sido ordenados estos años. Gracias, Juan Carlos, amigo y signo de todos los presbíteros de Murcia. Me habéis mostrado los caminos del Espíritu. Allí donde el Espíritu Santo como artesano realiza con paciencia su obra. Siempre estaréis en la raíz de mi vida. En esta Cruz, este Báculo y en este anillo, que me recuerdan de quien soy y a quien pertenezco”.

Fernando Valera fue, en 1997 y 1998, párroco de Nuestra Señora de Loreto de Algezares, párroco in solidum de Nuestra Señora de la Asunción de Moratalla y de San Bartolomé de El Sabinar, de la Virgen de la Rogativa y de San Juan y Béjar. De 2000 a 2004, fue párroco de Santiago Apóstol de Lorquí y desde 2003 hasta este año 2020, profesor del Instituto Teológico de San Fulgencio, donde impartió las asignaturas "Sacramentos al Servicio de la Comunidad" y "Pneumatología". También ha sido profesor de Teología Espiritual, Sacramento del Orden y Matrimonio en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas San Dámaso (Sección a Distancia) extensión de Murcia.

Ha publicado obras como ‘En medio del mundo. Espiritualidad secular del presbítero diocesano’ y ‘El Espíritu Santo y la vida del Presbítero’ y ha colaborado en congresos y diversos artículos de revistas especializadas. Además, ha sido director de tesis de licenciatura y doctorado y ha formado parte de distintos tribunales académicos.

Entre 2004 y 2005, fue responsable de la parroquia de Nuestra Señora del Rosario de Puente Tocinos-Murcia y arcipreste de Murcia-Nordeste; de 2005 a 2011, párroco de la Purísima de Jabalí Nuevo-Murcia y, desde 2007 hasta 2020, delegado diocesano para el X Congreso Eucarístico Nacional de Toledo.

En el período 2010-2019, desempeñó el cargo de vicario episcopal de la Zona Suburbana I y, de 2010 a 2020, el de director espiritual de la Congregación Hermanas Misioneras de la Sagrada Familia, de derecho diocesano.

Desde el año 2011 es director espiritual del seminario mayor de San Fulgencio y del seminario menor de San José y desde 2019, vicario episcopal de la zona pastoral Suburbana 1. También desde 2019 es canónigo de la catedral de Murcia. Ha desempeñado otros oficios canónicos como miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores; director espiritual de las misioneras de la Sagrada Familia de Rincón de Seca (Murcia) y miembro de la Fundación para la Difusión de la Cultura Católica.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk