Efectos de la pandemia en la educación africana

Comillas CHIS y la ONG OIDEL organizan un foro con presencia de ministros de eduicación africanos

Comillas CIHS  | 

El diálogo dejó en evidencia que, aunque haya diferencias entre los diversos países africanos, existe una limitación al acceso de recursos tecnológicos


La Facultad de Ciencias Humanas y Sociales (Comillas CIHS) ha coorganizado, junto a la ONG suiza OIDEL, que trabaja para que la educación sea un derecho humano fundamental para el desarrollo de las personas en el mundo, un evento virtual sobre “La educación en tiempos de Pandemia en África”. Esta iniciativa nació desde la jefatura de estudios de los Grados en Relaciones Internacionales, Traducción e Interpretación y Global Communication tras el éxito rotundo de los coloquios sobre el mismo asunto en Europa y América Latina.

El encuentro se planteó como un foro donde antiguos ministros de educación y cultura de la República Centroafricana, Burkina Faso y Túnez, fueron invitados a participar en el coloquio sobre los retos de la educación en África en tiempos de pandemia.

El acto –que se desarrolló en francés y contó con un equipo de intérpretes del Máster en Interpretación de Conferencias de Comillas– fue inaugurado por Ignasi Grau i Callizo, director de ODIEL. Grau subrayó lo heterogéneo que es el continente africano, así como el uso de “la inteligencia colectiva para encontrar la mejor expresión de la naturaleza humana” como estrategia para hacer frente a la situación que ha causado la pandemia en el ámbito educativo.

El coloquio fue moderado por la profesora Elsa Aimé González en lengua francesa. El diálogo dejó en evidencia que, aunque haya diferencias entre los diversos países africanos, existe una limitación al acceso de recursos tecnológicos y que las autoridades estatales junto con las organizaciones deben de dotarse de infraestructuras físicas y tecnológicas para afrontar escenarios como este de la pandemia.

La mujer, como primera educadora, ha cumplido un papel primordial durante la pandemia en África, puesto que ha asumido un doble rol al tratar que los estudiantes continúen recibiendo educación. “La escuela es el único ascensor social para el futuro de los niños que les permite salir de la ignorancia y del subdesarrollo”, recalcó el exministro de educación de la República Centroafricana, Charles Armel Doubane. Pese a la escasez de recursos digitales y tecnológicos, las familias encontraron soluciones para que la educación de los niños no se detenga.

Los ponentes coincidieron en la necesidad del aumento de capacitación a la docencia y el número de aulas, así como un cambio en el plano regional, nacional e internacional en el continente africano y que la mejor forma de hacerlo es por medio del diálogo. “La escuela es la mayor riqueza”, fueron las palabras del ponente de la República Centroafricana, Charles Armel Doubane.