¿Existe seguridad jurídica en el Metaverso?

Comillas analiza las reformas legales necesarias para cubrir las necesidades originadas por el Metaverso

Alumni  | 


Si alguien está pensando en considerar el Metaverso como algo real, tendrá que esperar porque “todavía no existe. A medio plazo no existirá una sola plataforma”. Es la afirmación de Moisés Barrio, letrado del Consejo de Estado. Sí que hay diferentes metaversos clasificados por sectores para los que hay que diseñar legislaciones ad hoc. “¿Tendrán los avatares los mismos derechos que las personas reales en mundo físico?”, se preguntó Barrio.

Es cierto: todavía estamos asistiendo a los primeros pasos del Metaverso, un bebé con un potencial de mercado de un billón de dólares en los próximos diez años, tal y como indicaron los ponentes de la jornada “Seguridad jurídica en el Metaverso”, organizado por la Cátedra de Seguridad Jurídica en la Sociedad Digital ICADE- Fundación Notariado y el Centro de Innovación del Derecho (CID-ICADE). “El Metaverso requiere mucho tiempo e ingenio para evolucionar más allá de sus límites”, avisó Barrio, aunque ya se están desarrollando experiencias para reuniones online, compra venta de bienes inmuebles digitales, competiciones de juegos, arte digital, educación…

Barrio coincidió con Cristina Argelich, profesora de Derecho Civil de la Universidad Autónoma de Madrid, en que el Metaverso tiene problemas por resolver, como la falta de infraestructura digital robusta para trabajo en red, porque es intensivo en recursos de computación; la ciberseguridad y la interoperabilidad entre lo virtual y lo real y entre metaversos. Argelich se preguntó además sobre la gobernanza de plataformas en línea; la protección de los “prosumidores” de archivos digitales –los creadores-consumidores de contenidos digitales–; la responsabilidad civil en el Metaverso; la protección de datos y metadatos, y la privacidad, porque “no es suficiente la legislación en vigor en el mundo real”.

Los ponentes también enumeraron las cuestiones legales que se han de resolver en el Metaverso, como el problema relativo a la adquisición de criptomonedas, la regulación de las plataformas online, la no discriminación de los algoritmos y las transmisiones mortis causa.