• Home
  • Noticias
  • Abrazar una ruta milenaria, iluminar la Europa xacobea

Abrazar una ruta milenaria, iluminar la Europa xacobea

El grupo de investigación Global Cultural Routes & Sustainability organizó una tanda de Caminos de Santiago para estudiantes chinos

Un grupo de estudiantes frente a la Catedral de Santiago

Un grupo de estudiantes frente a la Catedral de Santiago

25 de agosto de 2021

Cuando alguien aprende a decir “¡Buen Camino!” para desear un feliz día, algo ha cambiado ya en su interior que le impulsará a ver la vida como una senda con los altibajos propios de una jornada xacobea. Si además esto le suele suceder a un español, lo mismo que a un alemán, un ruandés o un chino, entonces quiere decir que el Camino de Santiago tiene un potencial de ruta cultural global capaz de interpelar a diferentes tradiciones civilizatorias.

Con el objetivo de profundizar académicamente en este existencial fenómeno, el grupo de investigación Global Cultural Routes & Sustainability, en colaboración con la China Task Force de Comillas y la entidad de amigos xacobeos chinos BCC, organizó una tanda de Camino de Santiago para estudiantes chinos entre el 27 de junio y el 3 de julio de 2021. Los investigadores Zhang Ke –candidata de doctorado en CETIS- e Ignacio Ramos Riera fueron los facilitadores de la actividad. La ruta elegida fueron los últimos 112 km de la ruta francesa de modo que partimos de Sarria para arribar a Santiago en cinco días. Este tramo era indicado para una actividad de este tipo, por contar con más infraestructura que otros en un tiempo en el que varios de los albergues del Camino comenzaban a reabrir sus puertas.

La vida vuelve al Camino en 2021
Se trataba de una actividad que había sufrido diversos aplazamientos desde el curso pasado debido a la pandemia. La incertidumbre obligó a esperar hasta principios de junio para organizar esta actividad que finalmente eclosionó como sueño tardío en los albores del verano occidental. Once alumnos y alumni del Máster de Enseñanza de Chino de la Universidad Pontificia Comillas se inscribieron en la actividad. A través de la mediación del director de Comillas Internacional, la actividad se ofreció también a la Asociación Unity de Comillas. Dado que una de las líneas de investigación del grupo Global Cultural Routes & Sustainability tiene que ver con las percepciones de los peregrinos chinos en el Camino y sus implicaciones en la promoción turística, esta composición de los participantes era del todo conducente para la actividad del grupo.

Transformación personal en ruta
El 27 de junio el grupo se reunió en Sarria y fue a alojarse en casa Peltre, uno de los albergues para peregrinos de la localidad. Dormir en régimen mixto en dos grandes salas con literas fue una experiencia nueva para muchos. El grupo no tardó en adentrarse en la campiña en la mañana del día 28 en medio de un fino orvallo. Pueblo tras pueblo, aparecían túneles forestales, numerosas pendientes, inspectores ocasionales en forma de vacas, caballos, ovejas y perros, avituallamientos inesperados de ciruelas y cerezas apenas maduradas. La vuelta a la naturaleza fue desplegando su poder curativo y desestresante en muchos de nosotros.

Muchos de los participantes caminaban cargando con un fardo por primera vez y comprobaron que ningún consejo antes de partir es tan real y convincente como la propia experiencia. La peculiar interacción de mochila, calzado, condición física y preparación mental fue dividiendo el sendero en tres modos: normal, duro e infernal. El camino era el mismo pero cada persona iba entrando en él en un modo diferente. Los que lo fueron viviendo fundamentalmente en modo infierno no solo tuvieron que soportar la presión psicológica de quedarse atrás, sino también el sol castigador hasta la tarde, por eso, en varias de las etapas estaban agotados cuando llegaban al albergue.

El penúltimo día de marcha llegamos hasta el monte do Gozo, para lo cual hubimos de recorrer 34 km. Cuando nos pusimos en marcha por la mañana desde Arzúa, podían verse muecas de preocupación en muchos rostros. Pero por debajo de aquellos gestos, había corazones fuertes cuya fuerza interior va mucho más lejos de lo que uno mismo puede suponer. Muchos de los que habían luchado durante los tres primeros días, sin ser bien conscientes de ello, habían desarrollado la sabiduría de adoptar el ritmo y velocidad que mejor convenía a aquella dura etapa. La gestión de la energía fue tan buena que llegado el medio día, casi todos habían cubierto ya 2/3 de la distancia total: ¡el gozo estaba a la vuelta de la esquina! Todos los que no se toparon con un percance físico adicional, completaron aquella distancia en un tiempo más breve que los 28 km del día anterior. Por la noche, en un local del monte, todos alzaron su copa para celebrar, no solo la finalización de la jornada más larga, sino también la transformación de ellos mismos. La voz de la razón sugería en algunos que caminar más de 30 km en un día era una locura, pero el ir más allá de la propia zona de confort, les ayudó a salir del pequeño mundo de las propias expectativas para abrirse a una realidad más amplia en un periodo de tiempo relativamente corto.

Un grupo en evolución
Por supuesto, la transformación individual no puede lograrse sin el apoyo del grupo. Detrás del triunfo de cada peregrino había fieles compañeros. Caminar codo con codo, sudar juntos, soportar pendientes con ánimos mutuos, mojarse en las mismas fuentes, lanzar en alto preguntas dentro de una iglesia, resolver una duda cultural por medio del diálogo, participar en la sinfonía nocturna de ronquidos o bruximos, celebrar en común la alegría de la arribada, produce amistad de forma natural. No hacen falta palabras bonitas para forjarla. Cada noche tratábamos de compartir algo de la experiencia del día y aprender unos de otros. Sin embargo, a medida que el cansancio aumentaba, los temas y el formato de las sesiones de intercambio evolucionó en función de las necesidades: los dos primeros días fue posible el compartir más discursivo sobre lo vivido, pero el tercer día el intercambio se tornó en cura mutua de ampollas y el cuarto en masajes con técnica china. Las exigencias físicas reclamaron su prioridad en la dinámica del grupo hasta modelarlo todo.

El 2 de junio el grupo descendió del monte do Gozo rumbo a la meta de la peregrinación: la Catedral de Santiago. Como en otras ocasiones, caminamos en silencio durante varios kilómetros en espíritu meditativo. Ya cerca de la plaza del Obradoiro, varios no pudieron contener la emoción y empezaron a cantar de brazos dados el himno nacional chino. No pocos sollozaron al verse frente a la fachada de la catedral. Era como si hubiéramos conocido una nueva versión de nosotros mismos dentro de ese espacio relacional. El sudor se convirtió en vino bueno, la masa anónima se horneó para hacerse alimento, el dolor se cargó de sentido.

Para la mayoría de los participantes, el Camino de Santiago fue una experiencia nueva. Por la noche, al final del viaje, todos compartieron sus reflexiones glosando lo que habían vivido: amistad, crecimiento, humildad, emoción… fueron palabras muy repetidas trenzadas en la lengua de Confucio. La experiencia interior de cada uno era rica, y por eso había percepciones aún por clasificar, emociones no procesadas o deseos no cumplidos difíciles de comunicar. Hará falta más tiempo y más recorrido para digerir lo que acababa de suceder. En el Año Xacobeo 2021, los antiguos lemas de esta ruta europea no han perdido vigencia: Ultreia!

Compartir noticia:

También te puede interesar

ARTE Y TRANSCENDENCIA.jpeg
CIHS
21 de mayo de 2024
El arte y la trascendencia, protagonistas multidisciplinares

Comillas acogió el primer encuentro “Arte y transcendencia” con expertos procedentes de varias universidades

Leer más

woman-5975589_1280.jpeg
ICAI
21 de mayo de 2024
Comillas apoya en París de Declaración de Cocina Limpia para África

Es la única universidad española en firmar la Declaración de Cocina Limpia, que protegerá el medio ambiente, el clima, la salud y garantizará la igualdad de género

Leer más

descarga - 2024-05-21T102529.419.png
Espiritualidad
21 de mayo de 2024
II mesa redonda sobre Zen y Cristianismo

Organizada por el Instituto de Espiritualidad de Comillas y en colaboración con la Fundación Zendo Betania, se dialogó sobre la mística de las espiritualidades

Leer más