El valor de las lenguas vinculadas al judaísmo

Comillas CIHS organizó una mesa redonda con especialistas en la materia

COMILLAS - CIHS  | 

Comillas CIHS organizó una mesa redonda con especialistas en la materia

Comillas CIHS organizó una mesa redonda con especialistas en el valor de las lenguas vinculadas al judaísmo


La Facultad de Ciencias Humanas y Sociales (Comillas CIHS) acogió una mesa redonda en torno al judaísmo y al valor cultural y lingüístico vinculado al mismo. En dicho acto, moderada por José María Marco, profesor de Relaciones Internacionales, participaron asistentes de renombre como Uriel Macías, director del Gabinete de Prensa de la Embajada de Israel; Golda Van der Meer, profesora e investigadora del Departamento de Filología Inglesa y Alemana, especialista también en literatura judía, o Ana María Bejarano, profesora, investigadora y traductora especializada en la filología semítica. Tanto Van der Meer como Bejarano, forman parte del grupo de investigación: «Construcción y Representación de Identidades Culturales (CILC)» de la Universidad de Barcelona. Por último, también formó parte de esta mesa redonda Ariel James Trapero, profesor de Relaciones Internaciones en Comillas CIHS.

El acto contó con la presencia de Pablo Biderbost, jefe de estudios del Grado en Relaciones Internacionales, y por Nadia Rodríguez Ortega, directora del Ciclo de Multilingüismo y Multiculturalidad y organizadora del evento. Ambos dirigieron palabras de agradecimiento tanto a los invitados como a los ponentes.

En primer lugar, tuvo la palabra José María Marco que destacó la importancia de celebrar y poner en valor la diversidad cultural y lingüística de una lengua como el judaísmo, tan relevante en la cultura española; y de esa manera le cedió el turno de palabra a Uriel Macías. El autor de 'Los judíos de Europa', explicó en un primer momento la importancia de no entremezclar los términos «judío» e «israelí»; y a su vez definió la importancia del concepto de «sefardí», entendiendo este como aquellos ciudadanos descendientes de judíos expulsados de la Península. Uriel Macías contó que los judíos expulsados de la Península por los Reyes Católicos en 1492 no podían llevarse nada; sin embargo hubo algo que sí que se “llevaron”: su lengua, su cultura, su costumbre. A su vez habló de la difusión del judeoespañol a lo largo de la historia, de cómo esta lengua ha sido capaz de sobrevivir durante 500 años y de cómo el judeoespañol ha sido lengua pura y la lengua materna de miles de personas. "Toda lengua viva, mientras esté viva, evoluciona porque tiene que satisfacer las necesidades del colectivo de hablantes", apuntó.

Golda Van der Meer fue la segunda ponente de la tarde. Su exposición se centró principalmente en el yiddish, su historia, su cultura en el pasado, pero sobre todo hizo hincapié en lo que el yiddish representa en la actualidad como su papel en las nuevas tecnologías o quiénes o dónde se sigue hablando esta lengua. La lengua yiddish, que proviene del sur de Alemania y que se originó en el siglo X, se escribe con el alfabeto hebreo pero tiene su base gramatical proviene de las lenguas germánicas y en especial del alemán. Por un lado, Van der Meer explicó que la lengua yiddish se denominó lengua materna porque es la que hablaban los ciudadanos en la casa, en el mercado, en la calle; y que el hebreo se denominaba por el contrario como la lengua sagrada. Por otro lado, la gente de a pie no entendía el hebreo, por ello los textos religiosos se tradujeron al yiddish con fines totalmente prácticos. También hubo una ola de traducciones de literatura universal al yiddish con el fin de modernizar la vida en la sociedad judía (Kant, Marx, Balzac, Tolstói…). El yiddish en sí no tenía un lugar propio, pero se consideraba como la lengua judía por el gran número de personas que lo hablaban. Actualmente el yiddish es una lengua muy presente especialmente por la traducción de obras yiddish a otros idiomas que han permitido acercar el mundo yiddish a otras culturas; a su vez, existen plataformas como Netflix que han proyectado series con el yiddish como lengua principal. Por último, Golda Van der Meer destacó que el yiddish se renueva con cada traducción y que resurge como una lengua. "Siempre es un placer hablar de yiddish", destacó. 

La última ponente de la tarde fue Ana María Bejarano. Bejarano, recientemente premiada por la traducción de una de las novelas de David Grossman, hizo un recorrido rápido pero copioso de los 3500 años de la lengua hebrea. Con una presentación que llamó «La lengua hebrea o la fuerza de la tradición», Bejarano explicó que las primeras muestras del hebreo surgieron en el siglo XIV a.C. con las cartas de Tel El Amarna. La Biblia es el mayor bestseller de la historia, es el libro más traducido y comprado; y gracias a él, el hebreo ha ganado tanta importancia. La lengua hebrea desde el siglo III hasta aproximadamente el siglo XX está en estado de diglosia, no se transmitía en la familia y estaba relegada únicamente al ámbito religioso y literario. Ana María Bejarano presentó las figuras literarias más importantes de todo este periodo como fueron Yehuda Haleví, Shemoloh Ibn Gabirol, Abraham Mapu o Méndele Mojer Sefarim; este último padre de la prosa hebrea moderna. Por último, Bejarano destacó el número de hablantes de hebreo: en un siglo prácticamente ha pasado de haber cero hablantes de hebreo a nueve millones, algo que ninguna otra lengua había conseguido antes. "El hebreo es la lengua por antonomasia del Pueblo de Israel y del Pueblo Judío que la ha mantenido en uso durante milenios", anotó.

Finalmente, la mesa redonda finalizó no solo con un coloquio en la que el público expuso una serie de preguntas y los ponentes contestaron encantados; sino que también nuestros invitados cerraron la sesión aportando una pequeña idea cada uno y poniendo así el broche final a la tarde.

Una colección bibliográfica

Recientemente, y vinculado con lo anterior, la biblioteca de la universidad reunió una colección bibliográfica virtual titulada “Las lenguas vinculadas al judaísmo: diversidad lingüística y cultural” con motivo de la conmemoración del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto.