Los retos para las universidades jesuitas en el S.XXI

El rector impartió la lección inaugural en el acto de apertura de la Universidad Loyola

COMILLAS  | 


El rector de Comillas, Enrique Sanz SJ, ha sido el encargado de leer la lección inaugural en el acto de apertura de curso de la Universidad Loyola, bajo el título “Retos para una universidad jesuita en el siglo XXI”. Como es habitual en estas ocasiones, el acto contó con un discurso de su rector, Gabriel Pérez Alcalá y con la lectura de la Memoria Académica, por parte del secretario general, Pedro Pablo Pérez. Nuestro rector comenzó “recordando y agradeciendo el trabajo de colaboración que realizan miembros de nuestras universidades Loyola y Comillas en diversos ámbitos: docente e investigador, de identidad y misión, de transformación digital, etc.”

Durante su intervención, desgranó los retos de las universidades de la Compañía de Jesús en el s. XXI. En este sentido, en primer lugar, aseguró que “todos los que trabajamos en las instituciones universitarias de la Compañía de Jesús estamos invitados a realizar nuestra tarea desde la caridad, una caridad que sea signo distintivo no solo del yo sino del nosotros en plural”.

Sobre este “nosotros” quiso subrayar la conexión entre el buen trabajo que una universidad puede hacer para la sociedad y el que puede hacer si forma parte de una red. En este sentido, afirmó que “una red puede ciertamente multiplicar a una universidad; ahora bien, una red no debe nunca debilitar o disminuir el enorme potencial que encierra un centro de enseñanza superior de la Compañía de Jesús”.

Con el estudiante como centro y razón de ser de nuestras instituciones, indicó el rector que “el curso que hoy comienza pone delante de nosotros un importante reto que compartimos con otras universidades de la Compañía de Jesús en el mundo: trabajar para derrotar a la fragmentación, la superficialidad, la instrumentalidad, el populismo, la polarización y la postverdad. Un importante reto al que tendremos que responder con inteligencia, creatividad, generosidad, paciencia y resistencia en estos ámbitos: docente, de investigación, de emprendimiento e inserción laboral, y de formación integral. Ello es lo que ciertamente configura esa oferta formativa que queremos ofrecer a nuestros estudiantes del siglo XXI”.