Comillas rinde homenaje a las víctimas del COVID-19

Éxito del estreno del Réquiem compuesto por la Asociación de Compositores Sinfónicos Españoles

COMILLAS  | 

El estreno de esta obra contó con la intervención del coro Nur, un alto exponente en la interpretación vocal de la música contemporánea


La Asociación de Compositores Sinfónicos Españoles (ACSE), en colaboración con la Universidad Pontificia Comillas y la Plataforma Artística, Científica, Tecnológica y Humanística (Pacthum), estrenó en la iglesia de la Inmaculada y de San Pedro Claver un Réquiem por las víctimas del coronavirus. La pieza –compuesta por seis compositores miembros de la ACSE– fue una auténtica primicia a nivel mundial: un Réquiem para coro con una parte electroacústica, compuesta por seis autores diferentes, en la estela de la gran tradición artística europea.

El estreno de esta obra contó con la intervención del coro Nur, un alto exponente en la interpretación vocal de la música contemporánea, que estuvo dirigido por Alfonso Martín. Según los organizadores, “no es fácil encontrar formaciones como el coro Nur, dedicadas y bien experimentadas en la interpretación de la música más contemporánea, la que se hace hoy”.

En palabras de Ricardo Pinilla, profesor de la Universidad Pontificia Comillas y coordinador del concierto junto con el profesor Angelo Valastro, director de la Universidad de Mayores de Comillas, y Comillas Cultural, “este acto tiene de un lado una relevancia para la creación musical en España porque no son frecuentes composiciones basadas en las formas clásicas de la música sacra, que recuperan el texto latino desde los parámetros y tendencias de la composición actual”.

Pinilla destaca lo poco frecuente que es la colaboración en equipo de varios compositores y “desde el punto de vista social, creo que nunca ha de pasar desapercibido una manifestación de memoria, duelo y recuerdo de todo el sufrimiento y los fallecimientos que ha traído esta pandemia, que superarla no sea olvidar el sufrimiento acumulado, y que el recuerdo no sea solo un mero grito de lástima, sino que se haga desde la reflexión y la creatividad, desde lo más hondo de la expresión humana a través del arte musical, como ha sido desde tiempos ancestrales en todas las culturas”.

A las partes tradicionales del Réquiem se incorporó una pieza electroacústica compuesta por Joaquín Medina, titulada Absentium in memoriam.