INEA gradúa a la 3ª promoción de ingenieros agrícolas

Jesús López, actualmente director de AgroBank, ejerció como padrino

COMILLAS  | 

INEA gradúa a la 3ª promoción de ingenieros agrícolas por Comillas

INEA gradúa a la 3ª promoción de ingenieros agrícolas por Comillas


INEA, la Escuela de Ingeniería Agrícola y Agroambiental de Valladolid, centro adscrito a la Universidad Pontificia Comillas, despidió a la 3ª promoción del Grado en Ingeniería Agrícola y Agroambiental por Comillas el pasado viernes, y a los alumnos y alumnas de Máster en Agroindustria Conectada y Sostenibilidad y Máster en Liderazgo. La ceremonia contó con la presencia de una representación de la promoción 1993-1996 que celebraba sus 25 años de carrera profesional. Actuó como padrino Jesús López, actualmente director de AgroBank de Castilla y León de CaixaBank, quien dedicó sus palabras de orgullo por una carrera de inmensas posibilidades y compromiso con la sociedad actual. Alberto Chico, en representación de los nuevos grados, y Natalia Aguilera, en representación de la promoción de plata, valoraron el presente y futuro de su carrera desde la emoción y desde los retos profesionales.

Cerró la ceremonia, celebrada en el jardín de INEA, su director, Félix Revilla, apuntando una preocupación generalizada en el sector agrario: “Con todas las cosas buenas que se han dicho de esta profesión, hay pocos candidatos. Cada vez somos menos alumnos. Es una profesión muy vocacional y también endogámica porque nadie viene aquí si no tiene familia en el campo”. Frente a esta realidad, Revilla destacó el auténtico valor que da sentido a la vida de quienes se gradúan: una vocación profesional con una clara misión, que otorga una visión especial de la vida, “porque puedes aportar algo”, y se desarrolla a través de unos valores profesionales, personales y éticos que se aprenden en INEA para transmitirlos después. “Esta misión que se os plantea es crucial”, argumentó. “Vivimos ante un reto medioambiental que no se ha planteado en toda la historia, fruto de una industrialización desbocada durante muchos años y ahí es donde tenemos que tener una palabra”, dijo. Palabras como sostenibilidad, cuidado de la tierra, muy presentes a lo largo de la formación en INEA, así que Félix Revilla pidió a los nuevos ingenieros que ellos mismos tengan su propia palabra. Que planten su planta ecológica y su manera de hacer las cosas, “que haga posible un mundo mejor para todos”.

El reto profesional al que invita este grado es el trabajo desde el compromiso con justicia social, con calidad, con respeto al suelo y a la naturaleza y con buenas relaciones. “Ahí es donde tenemos que trabajar”. Y que el talante, los valores, las actitudes, las motivaciones aprendidas en esta universidad jesuita les acompañe en el futuro.

Ana Leal tuvo un protagonismo especial. Una antigua alumna fallecida hace 7 años a causa de cáncer que habría cumplido ese 25 aniversario como ingeniera. Afrontó sus últimos años de vida como voluntaria entusiasta de la Fundación INEA, Entreculturas y Red Incola, con una generosidad de hierro. En el parque tiene un pequeño monumento y el proyecto Casa de Ecología y Acogida Ana Leal lleva su nombre. A ella se le otorgó una beca recogida por su hermano Javier Leal.