Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

La Universidad Pontificia Comillas es uno de los centros universitarios pioneros en España en ofrecer estudios para las personas mayores. Son programas de hasta cinco años que se caracterizan por no tener exámenes y en los que el incentivo es relacionarse con personas afines y seguir aprendiendo a cualquier edad, porque el saber no ocupa lugar. Si tienes más de 50, ¿por qué no estudias?

Texto: Juan Manuel Daganzo / Mayte Cantillo

Graduacion universidad de mayores REPORTAJE WEB

C

a cultura es imprescindible: a mis 70 años tengo muchas ganas de aprender, y la Universidad de Mayores de Comillas puede ofrecer contenidos muy interesantes para quienes quieren estar activos intelectualmente. Ser mayor no es un freno para seguir aprendiendo y “potenciar el intelecto”. Quien habla es Javier Calvo: ex director de área en una compañía de seguros, músico y orgulloso ex alumno de Comillas.
Javier es uno de los cientos de alumnos sénior que acuden a las aulas de Comillas en las que se imparten asignaturas como Historia, Filosofía, Mitología o Introducción al Cine. Incluso Arquitectura y Urbanismo en el Siglo XX o La Ciudad en la Literatura. Estas universidades – hay 52 en España– nacieron hace casi 20 años en el marco de las campañas a favor de una formación a lo largo de toda la vida y en un contexto de envejecimiento activo que sigue condicionando para mal, según Angelo Valastro, director de la Universidad de Mayores de la Universidad Pontificia Comillas, una de las universidades pioneras en España en este tipo de educación.

Porque el término "mayor" lastra y hace que personas en el entorno de los 50 años, todavía jóvenes, apenas se interesen por las universidades de mayores. “Es cierto que el matiz “geriátrico” juega muy en contra del espíritu de estas universidade: nuestros alumnos no son personas ancianas que juegan al dominó, sino mujeres y hombres, a menudo todavía en plena vida laboral, que quieren abrir horizontes, estudiar materias que no vieron en su carrera universitaria, hacer amigos, proponer, criticar, construir… seguir creciendo”, subraya Valastro.

Lo cierto es que una parte muy importante de los alumnos está entre los 55 y los 65. “El objetivo es poner en valor el talento de las personas sénior, que tienen mucha formación y experiencia que no se debe perder, sino transmitir a las nuevas generaciones”, según Alejandro Otero, presidente de la Federación Galega de Asociaciones Universitarias Séniors (FEGAUS) y vocal de Comunicación de la Confederación Estatal de Asociaciones y Federaciones de Alumnos y Exalumnos de los Programas Universitarios de Mayores (CAUMAS)

Alumnos muy exigentes

Esa formación se traduce en exigencia. Para Valastro, “enseñar a alumnos sénior es mucho más difícil que hacerlo a los ’chicos’, porque no se conforman y quieren clases estructuradas, pasión, claridad y profundidad al mismo tiempo. Hay profesores que mencionan la alta capacidad del alumnado, lo que les exige aún mucho más”. En este sentido, Javier Calvo, que admite que su placer intelectual ha crecido tras acudir cinco años a las aulas de Comillas, alaba la dedicación y preparación de los profesores. “En Comillas todos los maestros están dispuestos a ayudarte, a recomendarte este o aquel libro, y con algunos se llega a establecer una verdadera amistad”, reconoce.

La cifrasde estudiantes sénior en la universidad seguirá creciendo como lo ha hecho en los últimos tiempos por el envejecimiento de la población, el acceso a una mayor estabilidad laboral, las prejubilaciones, las conquistas sociales y, sobre todo, la democratización del conocimiento, hace que muchas personas, sobre todo mujeres, se planteen ir a la universidad. No en vano, los porcentajes están en un 60-40 a favor de ellas.

Actividades lúdicas

La universidad de mayores es para aprender, pero los alumnos también buscan ampliar su círculo de amistades y emprender actividades diferentes. Para ello cuentan con asociaciones de alumnos que, según Valastro, “están en pleno auge”, como la de la Universidad de Mayores de Comillas (AUDEMAC): organizan viajes, certámenes literarios, grupos de teatro, coro... e invitan a personalidades como Juan Mayorga, Margarita Salas, Teresa Berganza o Ángel Gabilondo. Todo ello complementa la formación que reciben en la universidad.
Además, cada vez más universidades ofrecen segundos ciclos de posgrado y especialización, y la puesta en marcha de nuevos itinerarios y programas integrados, donde los alumnos sénior comparten enseñanzas con los más jóvenes de los grados oficiales. Y también intercambios: Comillas ya ha iniciado intercambios con universidades europeas: durante el curso 2015-2016 recibió a 60 alumnos de la Universidad de Lovaina y está preparándose para devolver la visita.

 

© Universidad Pontificia Comillas | C. Alberto Aguilera 23 Madrid-28015 - Tel.:(+34) 91 542 28 00 | comunicacion@comillas.edu

LinkedIn   Twitter   Facebook    YouTube  

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk