Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

El ghanés Peter Kodwo Appiah Turkson es cardenal y prefecto del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral de la Santa Sede. Visitó la Universidad Pontificia Comillas para participar en las jornadas anuales que organiza la Facultad de Teología, que este curso versaron sobre identidad, nacionalismo y universalismo a la luz de la Biblia.

Texto: Lucía Tornero González. Foto: José Ángel Molina

 Entrevista peter turkson

E

l cardenal Peter Turkson es un humanista, un hombre convencido del papel central del ser humano en la teología, la economía, la ingeniería y, en definitiva, cualquier ciencia. Visitó Comillas para hablar de Biblia y humanismo universal, e invitarnos a reconsiderar el significado de la persona.

Durante nuestra conversación, deja claro que una universidad como Comillas tiene mucho que ver con su planteamiento. "Educar no es llenar a la persona de información para luego 'sacar' algo de ella. Eso no sería respetuoso con la identidad. Basándonos en nuestra comprensión del ser humano, debemos dar forma a nuestra actividad: cómo educamos, cómo empleamos, cómo desarrollamos a la gente". 

"Conocimiento y misión deben ir juntos. Quien sabe de algo tiene una misión, que determina cómo sale al mundo y hace aquello que sabe hacer", asegura. Y esto vale para estudiantes, antiguos alumnos, profesores y todos los que formamos parte de la comunidad universitaria.

En su misión como responsable del Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, un "superministerio" vaticano que se ocupa de las áreas de Justicia y Paz, Necesitados, Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y Pastoral de la Salud, se relaciona con cuestiones profundamente humanas y vinculadas a la dignidad.


"El núcleo, la identidad del ser humano, es su dignidad"


"El núcleo, la identidad del ser humano, es su dignidad. Todos somos iguales. No hay un grupo de personas con más dignidad. Si la de unos puede desarrollarse y la de otros no lo hace, nos encontramos ante un problema de inequidad. Eso no es justo".
migración en perspectiva

Una de sus áreas de trabajo es la de migrantes y refugiados. "Como universidad católica que trabaja en este área, nuestra inspiración debe venir de la fe y las Escrituras", nos dice, y así se lo trasmitió al equipo del Instituto de Estudios sobre Migraciones que tuvo la oportunidad de encontrarse con él.

En un sentido más concreto, pone en contexto el fenómeno migratorio, que es una constante en nuestras sociedades: "Como dice el papa Francisco, 'todos somos hijos de inmigrantes'". Lo que, a su juicio, hace diferente la situación actual es el desarrollo de la nacionalidad y el sentido de pertenencia, frente al que viene de fuera.

En Europa señala como factor importante la caída de la tasa de natalidad. "Los recién llegados provocan una sensación de inseguridad y amenaza, especialmente cuando ellos sí que son una población en crecimiento". Si a esto sumamos el desafío del empleo y otros problemas asociados a la crisis económica, aparece la cuestión del miedo.

Para Turkson, la inseguridad y ansiedad contemporáneas responden a macrocausas mucho más díficiles de personalizar y controlar. Sin embargo, "xenofobia, racismo y populismo son amenazas relacionadas con la inmigración, como bien sabemos en nuestro dicasterio. Ahí la educación tiene mucho que hacer".

Laudato si'
El cardenal estuvo muy vinculado a la gestación de la encíclica Laudato Si'. "Algo tuve que ver", reconoce entre risas. Tres años después de su publicación, le preguntamos por su alcance y efectos. ¿Estamos hoy más concienciados? "Sí y no. Es cierto que algunas comunidades la han aceptado y están abiertas a actuar, mientras otros sectores la vieron como una amenza y reaccionaron frente a ella".


"El mundo pertenece a la humanidad, debemos salvarlo"


Turkson nos habla de la conversión ecológica que propone Francisco. "Laudato Si' es un proyecto que acaba de empezar, que necesita ser amplificado y cuyo mensaje debe ser difundido. "Como católicos todos somos responsables. El mundo pertenece a la humanidad y debemos salvarlo". Para él, hablar de cambio no es ir contra de la economía, sino a favor. "La ecología y la economía hablan del oikos, de la casa común. Si nuestra casa no está sana, su administración no será saludable".

CrÍticas al papa
La visita de Turkson sucedió en septiembre, en un momento en el que arreciaban las críticas al papa Francisco por parte de algunos sectores por lo que no podemos evitar preguntarle por la situación. "El papa está muy comprometido con el cuidado de los pobres. Desde el principio se ha centrado en los pobres y los marginados. Es una misión a largo plazo e incómoda para algunas personas", responde.

El cardenal no evita ningún tema, y nos explica cómo ve el problema de los abusos a menores en el seno de la Iglesia. "Debe preocuparnos cómo sanar a las víctimas y ayudarlas en su dolor. No se trata sólo de cuánto dinero hay que pagar, no creo que solo eso cure las heridas, ni trate cuestiones psicológicas o espirituales. Debemos hablar de curación en lugar de compensación".

"Fides et ratio"
Turkson viene invitado por la Facultad de Teología para participar en sus jornadas. Él mismo fue académico, así que le preguntamos por los estudios teológicos a la luz de la constitución apostólica Veritatis Gaudium, que pone énfasis en el diálogo con otras religiones, y en la naturaleza inter y transdisciplinar de la Teología.
"Lo que el papa Francisco nos quiere decir en este texto es que no debemos oponer fe y razón, que están en diálogo", afirma.

Él se fija además en otro aspecto. En el pasado, la teología se basaba en la fe y la religión, pero se ha convertido en una materia académica que cualquiera puede estudiar. "Un verdadero teólogo tenía que ser un sujeto espiritual. Teología y espiritualidad iban de la mano. Hoy el desafío está en que esa espiritualidad esté presente en cualquier estudiante". Él tiene clara la respuesta: "la teología no es solo un tema para la cabeza, es un tema para el corazón".


"La Teología no es sólo para la cabeza, es para el corazón"


Turkson que hace a diario un ejercicio interdisciplinar en su trabajo, tiene claro que puede, por ejemplo, tener una palabra sobre economía gracias a ese diálogo. "Todo enraiza en la Biblia. Ahí está el principio de todas las ciencias, porque todas tratan del ser humano. La persona es el sujeto en todas, y además es el objeto en algunas", sentencia. 

"Como decíamos al principio, un buen entendimiento de la persona humana es esencial en todos los estudios. Al fin y al cabo, la ciencia debe promover el bienestar humano", concluye.

© Universidad Pontificia Comillas | C. Alberto Aguilera 23 Madrid-28015 - Tel.:(+34) 91 542 28 00 | comunicacion@comillas.edu

LinkedIn   Twitter   Facebook    YouTube