Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

Pablo Rabanal es un licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por Comillas ICADE (E-2) que pasó de la banca de inversión y de representar actores a defender a los pequeños consumidores de los abusos de las grandes empresas.

Texto: Mayte Cantillo. Foto: José Ángel Molina.

Reclamador

M

ás de 30.000 reclamaciones anuales son las que gestiona actualmente reclamador.es. Su objetivo es ofrecer una vía simple, cómoda y eficaz para que los consumidores puedan ser defendidos en esas causas pequeñas que los abogados no suelen aceptar.

Gracias a las facilidades que aporta la nueva era digital, los usuarios evitan tener que trasladarse a realizar numerosas gestiones burocráticas que, en la mayoría de los casos, no suelen dar buenos resultados. Desde cualquier ordenador, el reclamante puede especificar qué quiere reclamar y a quién, y aportar toda la documentación necesaria para su estudio sin tener que moverse de casa.

David contra Goliat

"En reclamador.es estamos contribuyendo a ampliar el ámbito de los servicios legales creando una nueva categoría online. Nuestro elemento diferencial es que nosotros nos apoyamos en la tecnología de manera vertebral. Nacimos como compañía digital y aportamos soluciones de una manera nueva, en ámbitos donde ni siquiera llegan los servicios tradicionales", explica su fundador Pablo Rabanal quien, tras una experiencia personal, decidió buscar una vía simple, cómoda y eficaz que protegiese a los consumidores de los abusos de las compañías. "Eché de menos alguien que gestionase eso por mí, ya que perdí mucho tiempo intentando reclamar sin obtener ningún resultado. Fue muy frustrante", reconoce este licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales (E-2).

Su andanza comenzó en el sector de las aerolíneas. "Analicé los diferentes sectores y descubrí que en éste era donde más abusos se cometían pero los usuarios tenían un mayor desconocimiento, a pesar de existir una normativa muy clara que defiende al pasajero con indemnizaciones de entre 250 y 600 euros", recuerda. Desde ahí, sus servicios se han extendido a reclamaciones por hipotecas, por negligencias médicas o por cuestiones laborales.

Rabanal destaca un desajuste entre la realidad social y los mecanismos de defensa de los consumidores, en el que el impacto tecnológico es muy marcado y la legislación va por detrás. "Hay que ponerse las pilas y lograr que el marco normativo responda eficazmente a las necesidades de una sociedad cada vez más digital".


"Solo cobramos en caso de éxito. esa es nuestra mejor garantía"


"En el área de servicios legales, el funcionamiento de la justicia tanto por lento como por alejado aún de la era tecnológica en la que vivimos y lleno de burocracia innecesaria, pone trabas adicionales a cualquier proyecto en este campo", lamenta Rabanal. Además, señala que la normativa actual perjudica a los consumidores. "Favorece a las empresas que vulneran nuestros derechos" a causa del sistema vigente de costas en los juicios verbales de cuantía inferior a 2.000 euros.

Enfrentarse a las grandes empresas en pugnas legales es "una batalla dura y larga porque suelen agotar todos los cauces legales con tal de no reconocer sus errores y devolver lo que deben", pero para Pablo es muy gratificante al tratarse de algo en lo que cree, que ayuda a hacer valer sus derechos a otras personas y todo, junto a un equipo de profesionales que facilita que cualquier usuario pueda defenderse solo con un clic de estos abusos..


"Muy importante para mi trayectoria profesional han sido los valores que aprendí en Comillas"


"Lo peor es lo agotador que pueden llegar a ser algunos procesos. A veces no queda más remedio que esperar años a que se haga justicia aún cuando los temas son rotundamente claros", confiesa Pablo. Aunque para él se compensa con la satisfacción de los clientes cuando se ganan los casos, y la propia de saber que se ha hecho justicia frente a los atropellos de las grandes empresas.

De las 30.000 reclamaciones atendidas anualmente, reclamador.es gana el 98% de los casos. "Solo cobramos en caso de éxito. Esa es nuestra mejor garantía y la manera de demostrar nuestra fe en la resolución favorable de los casos que gestionamos".

Su etapa en Comillas

Pablo conserva grandes recuerdos de su etapa en Comillas, de la que se manifiesta profundamente satisfecho, especialmente de sus compañeros, profesores y de la formación que recibió. "Los pilares del conocimiento son fundamentales y, en eso, ICADE es una referencia indiscutible".

"La carrera me sirvió para adquirir los conocimientos clave para desarrollar luego mi carrera en el mundo de la empresa en diversos sectores", apunta. Considera también muy importantes, tanto para él como para su trayectoria profesional, los valores aprendidos en sus años como estudiante como el respeto, la justicia o el esfuerzo.

Por todo ello, Pablo anima a los nuevos alumnos —o que estén próximos a serlo— a no desaprovechar un instante de su etapa en Comillas. "Que se empapen de todo y que apliquen el sentido común cuando tengan que tomar decisiones. Que traten de ser justos. Que se equivoquen a gusto. Que encuentren tiempo para pensar sin ejecutar. Pero que, sobre todo, disfruten de los logros y los compartan"..

 

© Universidad Pontificia Comillas | C. Alberto Aguilera 23 Madrid-28015 - Tel.:(+34) 91 542 28 00 | comunicacion@comillas.edu

LinkedIn   Twitter   Facebook    YouTube  

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk