Centenario del Padre Arrupe


.

La Biblioteca de la Universidad Pontificia Comillas se suma a la celebración del centenario del nacimiento del Padre Pedro Arrupe, General de la Compañía de Jesús desde 1965 hasta 1983, con esta exposición virtual de fondos bibliográficos .

Esta primera muestra, quiere ser no sólo un recorrido bibliográfico por la producción literaria del Padre Arrupe, sino también una recopilación de los trabajos que se han editado sobre esta figura tan importante en la Iglesia y en la Compañía de Jesús.

La exposición incluye un retrato de la figura del Padre Arrupe junto a la muestra de la colección.

Un recorrido fotográfico completa la muestra invitando al visitante a acercarse un poco más a esta gran figura.

ARRUPE-1.jpeg

La Biblioteca de la Universidad Pontificia Comillas se suma a la celebración del centenario del nacimiento del Padre Pedro Arrupe, General de la Compañía de Jesús desde 1965 hasta 1983, con esta exposición virtual de fondos bibliográficos .

Esta primera muestra, quiere ser no sólo un recorrido bibliográfico por la producción literaria del Padre Arrupe, sino también una recopilación de los trabajos que se han editado sobre esta figura tan importante en la Iglesia y en la Compañía de Jesús.

La exposición incluye un retrato de la figura del Padre Arrupe junto a la muestra de la colección.

Un recorrido fotográfico completa la muestra invitando al visitante a acercarse un poco más a esta gran figura.

Retrato del Padre Arrupe

Pascual Cebollada, S.J.
Instituto Universitario de Espiritualidad

Pedro Arrupe nace en Bilbao (España) el 14 de noviembre de 1907. Tras su bachillerato con los Escolapios empieza la carrera de Medicina. Son cuatro años de estudios en Madrid, con excelentes resultados, al mismo tiempo que se acerca a zonas pobres de la ciudad y conoce de primera mano situaciones de miseria y gran necesidad. 

Su formación y temperamento religioso le llevan a preguntarse por muchas cosas, como, por ejemplo, la enfermedad y la curación física y espiritual de las personas. Tras una honda experiencia en Lourdes (Francia), entiende que su propio modo de colaborar con estas realidades supone en 1927 dejar sus proyectos anteriores y entrar en la Compañía de Jesús.

ARRUPE-3.jpeg

Durante su formación, empezando por Loyola, pasará estancias en España (poco antes de ser expulsados los jesuitas), Bélgica, Holanda y Estados Unidos. En 1936 es ordenado sacerdote. Tras haberlo pedido varias veces, en 1938 es enviado a Japón. Desde el principio se dispone a adaptarse y asumir la cultura local. Pero son años políticamente difíciles, en los que -por su condición de extranjero en tiempos de guerra- incluso llega a ser acusado de espionaje y encarcelado varios meses. En Hiroshima, siendo el encargado de formar a los jóvenes jesuitas japoneses, padece la terrible explosión de la bomba atómica en agosto de 1945. Reacciona acogiendo a muchos heridos en su casa, curándoles y acompañándoles. Una experiencia imposible de olvidar.

Terminada la guerra mundial, desde 1954, como responsable de los jesuitas que viven en Japón, viaja por todo el mundo, invitando a compañeros suyos de hasta treinta países a unirse a esta misión. Con su personalidad, tan atractiva por su simpatía, preocupación directa por cada uno, humildad y empuje, se da pronto a conocer.

ARRUPE-40.jpeg

En 1965, los jesuitas le eligen en Roma superior general suyo. Ven en él, además, a un hombre de Dios capaz de entender y afrontar la difícil situación por la que empiezan a pasar la Iglesia y la sociedad. No se equivocan. Arrupe, profundamente unido a la persona de Jesucristo, emprende con decisión y entusiasmo un camino de acercamiento al hombre en su propia situación, ya sea de increencia, pobreza, lucha por la libertad o búsqueda de Dios. Va a los "hambrientos de pan y de evangelio", como dirá él mismo.

Confía en sus colaboradores, anima, sugiere a la Iglesia modos de avanzar. Es pionero y entra en terrenos hasta entonces sin explorar, como el de una sociedad secularizada y plural o la irrupción de los refugiados. Conduce por aquí a los alumnos de la Compañía e invita a los intelectuales a descubrir con su estudio las causas de la injusticia y la falta de fe. En estos años un buen número de jesuitas conocerán el martirio, consecuencia de las actitudes que Arrupe promueve: servir sin distinguir raza o clase, vivir con los que sufren hasta dar la vida, defender sus derechos hasta el final. Como buen amigo y guía, acompaña a unos y a otros en su andadura.

ARRUPE-30.jpeg

En 1981, a la vuelta de un viaje por Asia, sufre una trombosis cerebral. Hasta entonces ha vivido muy intensamente, sin detenerse por las dificultades. 

En 1983, tras haber intervenido el papa en el gobierno de la Compañía, es elegido su sucesor, el P. Kolvenbach. En medio de su enfermedad, que lo va deteriorando, experimenta un abandono todavía mayor a Dios. Muere en Roma el 5 de febrero de 1991, profundamente querido por amigos y compañeros.

ARRUPE-39.jpeg
  • 1907-1927

Galería fotográfica

ARRUPE-9.jpeg
ARRUPE-9.jpeg
ARRUPE-4.jpeg
ARRUPE-4.jpeg

"Jesús, a quien pretendemos sentir profundamente, como Ignacio lo pretendió; ese Jesús, Hijo de Dios, enviado a servir, venido para hacernos libres, entregado a la muerte y resucitado entre los muertos."

"Sanar los cuerpos es una magnífica obra de caridad si se hace con espíritu divino. No hay quien lo dude pero en un violento cambio de dirección Dios me llamó a curar las almas que también enferman."

"Las ideologías son equivocadas, pero todo ser humano lleva en su esencia misma algo de bueno que debemos conducir a Dios."

"Vivir hoy, en todo momento y en toda misión el ser 'contemplativo en la acción' supone un don y una pedagogía de la oración que nos capacite para una renovada lectura de la realidad desde el Evangelio y para una constante confrontación de esa realidad con el Evangelio."

ARRUPE-5.jpeg
ARRUPE-5.jpeg
ARRUPE-7.jpeg
ARRUPE-7.jpeg

"Seguir a Jesucristo más de cerca, desear y escoger lo que 'más' conduce al fin, fomentar siempre el santo deseo de dar más y de darse más. Este es el motivo de los Ejercicios, este es el motivo de la Compañía de Jesús. Ha de ser también vuestro motivo: 'magis'."

"Por eso os recomiendo que leáis el Evangelio con mucha atención, con la fuerza del Espíritu, procurando penetrarlo hasta el fondo y poco a poco vuestro corazón se irá asemejando al corazón de Cristo y se producirá vuestra cristificación."

"¡Sed buenos! Buenos en vuestro rostro, que deberá ser distendido, sereno y sonriente; buenos en vuestra mirada, una mirada que primero sorprende y luego atrae. Buena, divinamente buena, fue siempre la mirada de Jesús."

"En adelante me propondré sólo esto: cumplir lo más exactamente posible la voluntad de Dios que se me manifieste o por el Sumo Pontífice o por esta Congregación General que son mis superiores."

ARRUPE-5.jpeg
ARRUPE-5.jpeg
ARRUPE-7.jpeg
ARRUPE-7.jpeg
ARRUPE-14.jpeg
ARRUPE-14.jpeg
ARRUPE-2.jpeg
ARRUPE-2.jpeg

"Oh Señor, no me canso de repetiros: nada quiero sino amarte, nada deseo en este mundo sino amarte, nada deseo en este mundo sino a Ti."

"El Evangelio, es un Evangelio de amor. Pero el amor exige justicia. El Evangelio, por consiguiente, es también un Evangelio de Justicia; es la Buena Nueva anunciada a los pobres. Y nosotros debemos anunciarla no sólo enseñándola, sino aún dando testimonio de ella."

"Creo que se puede decir que dentro de la Iglesia y con el sentimiento de ser enviada por el Espíritu a cristianizar el mundo, la Compañía quiere ayudar a los hombres a conquistar y desarrollar su propia voluntad por todos los medios pero especialmente por al educación, por la reflexión profunda, por la acción social, por los medios de comunicación social, por una catequesis cada día más intensa, hasta llevarlos a los Ejercicios Espirituales completos del mismo San Ignacio."

"El carácter de la Iglesia como pueblo peregrino que no tiene aquí ciudad permanente, se hace también patente en la celebración de la Eucaristía."

ARRUPE-19.jpeg
ARRUPE-19.jpeg

"Ser testigos de Jesús, siempre, pero más en nuestro mundo secularizado, requiere hombres de fe, de amplia experiencia de Dios y de generosa comunicación de ese espíritu."

"La encarnación del Evangelio en la vida de la Iglesia exige que Cristo sea anunciado y recibido de maneras diferentes según la diversidad de los países o de los ambientes humanos, teniendo en cuenta las riquezas que les son propias."

"En el deber permanente que pesa sobre la Iglesia de 'escrutar a fondo los signos de los tiempos e interpretarlos a la luz del Evangelio', los religiosos pueden prestar un positivo servicio por serles muy propia esta labor de discernimiento."

ARRUPE-19.jpeg
ARRUPE-19.jpeg
ARRUPE-22.jpeg
ARRUPE-22.jpeg
ARRUPE-24.jpeg
ARRUPE-24.jpeg

"Yo me siento, más que nunca, en manos de Dios. Es lo que he deseado toda mi vida, desde joven. Y eso es también lo único que sigo queriendo ahora. Pero con esta diferencia: hoy toda la iniciativa la tiene el Señor. Le aseguro que saberme y sentirme en sus manos es una profunda experiencia."

"La vocación no es un problema claro. No es una matemática de números sino de símbolos; hay que sumar confianzas, restar indecisiones, multiplicar deseos y dividir pesimismos."

"El Espíritu es el que nos conducirá a la verdad, pues él es el principio, tanto de la unidad como de la diversidad."

"Mi único motivo misionero fue la voluntad de Dios. Sentía que me llamaba al Japón y por eso quise venir aquí."

ARRUPE-12.jpeg
ARRUPE-12.jpeg
ARRUPE-37.jpeg
ARRUPE-37.jpeg

"Es verdad que he pasado por dificultades, grandes y pequeñas; pero confortado siempre con la ayuda de Dios. Ese Dios cuyas manos me siento ahora más que nunca, ese Dios que se ha apoderado de mí."

"Nos hemos de formar desde un punto de vista católico y también humano, necesitamos apóstoles auténticos."

"He aquí nuestra labor, nuestro servicio: trabajar con el resto de la humanidad en esa labor reflexiva sobre la situación del mundo y colaborar en la medida de nuestras fuerzas a la construcción de un mundo de verdad, justicia y amor."

"Miremos al mundo de hoy y de mañana, un mundo cada vez más unificado, en el quemuchos fenómenos toman cada vez más el alcance universal (...). Tal es nuestro propio modo de ser en la Iglesia."

ARRUPE-12.jpeg
ARRUPE-12.jpeg
ARRUPE-37.jpeg
ARRUPE-37.jpeg
ARRUPE-15.jpeg
ARRUPE-15.jpeg

"La evangelización incluye la promoción humana y la lleva a su máxima perfección."

"Tan cerca de vosotros no había estado el Señor, acaso nunca; ya que nunca habíamos estado tan inseguros."

"El empeño por la promoción de la justicia y por la solidaridad con los sin voz y los sin poder, exigido por nuestra fe en Jesucristo y por nuestra misión de anunciar el Evangelio, nos llevará a informarnos cuidadosamente de los difíciles problemas de su vida, y después a reconocer y asumir las responsabilidad específicamente nuestras en el orden social."

ARRUPE-32.jpeg
ARRUPE-32.jpeg

"No temamos llegar a ser, como Él, señal de contradicción y escándalo... Por lo demás, ni siquiera Él fue comprendido por muchos."

"El testimonio del Santo Padre, o de una mujer como la Madre Teresa de Calcuta, o de esos seglares que no es difícil de ver, habla por sí mismo. Y la mayoría de la gente es capaz de comprender ese testimonio, apreciarlo en todo su valor, y animarse a ser mejor a causa de él."

"Si la sociedad de la abundancia impulsa al consumo innecesario y a la superficialidad, debe encontrar en nosotros la austeridad y la sencillez de vida."

"Creo que estás en lo más profundo de mi ser. Habla, Señor, que tu siervo escucha. Tu siervo escucha... habla, Señor."

ARRUPE-32.jpeg
ARRUPE-32.jpeg

Créditos:

Coordinadora

  • Concha Yáñez Pino

Asesor de la exposición

  • Pascual Cebollada Silvestre, SJ

Galería fotográfica

  • Manuel Carreira, SJ 
  • Archivo fotográfico de la Oficina de Prensa de la Compañía de Jesús, Provincia de Castilla

Queremos expresar nuestro agradecimiento a todo el personal de la Biblioteca de la Universidad que ha colaborado en los trabajos necesarios para hacer posible esta exposición.

Así mismo, agradecemos a Elena Rodríguez Avial, de la oficina de prensa de la Compañía de Jesús la ayuda prestada.