91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

26 de abril, 2017

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados informa de los problemas a los que se enfrentan los refugiados sirios para acceder a la educación superior en países de acogida. La interrupción de sus estudios debido a la huida por la guerra y los problemas en el nuevo país, como la falta de documentos administrativos o no tener una residencia válida, son los obstáculos más habituales a la hora de matricularse y continuar los estudios.

studentPor este motivo, ACNUR creó en 1992 el DAFI, el programa de becas para educación superior, del que se han beneficiado más de 2.240 refugiados en 41 países de asilo (datos hasta 2014). Sin embargo, quienes pueden costearse seguir estudiando siguen siendo una excepción: en Líbano, a pesar de que ha habido 315 beneficiarios de estas becas, más de un tercio confiesa no tener tiempo para estudiar debido a las presiones para trabajar y ayudar económicamente a sus familias.

En la actualidad hay 65 millones de desplazados por guerras del mundo, incluyendo más de 21 millones de refugiados, y más de la mitad de ellos son niños, según ACNUR. El Comisionado recuerda que gran parte de estos menores ve vulnerado su derecho a recibir una educación: sólo el 50% tiene acceso a la educación primaria y apenas el 22% a la educación superior

Fuente: ACNUR

Imagen: Creative Commons



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.