Ha fallecido el P. Manuel Revuelta, SJ

El jesuita, uno de los más eminentes historiadores, fue profesor de Comillas durante varias décadas

COMILLAS  | 

Manuel Revuelta

Manuel Revuelta


El pasado 16 de julio falleció en Salamanca el P. Manuel Revuelta González, SJ, con 83 años de edad, 65 de jesuita y 53 de sacerdote. Nació en Población de Campos el día 1 de enero de 1936 y sentía con gran orgullo su origen palentino. El P. Revuelta ha sido un excelente profesor de nuestra universidad desde 1969 hasta que se jubiló en 2006, y aún después de su jubilación siguió acompañando investigaciones, escribiendo artículos y libros y ayudando a todo el que le pedía consejo o guía. Vivió en la residencia jesuita del Campus de Cantoblanco (Comillas CIHS) desde el año 1973 (le gustaba recordar que fue uno de sus primeros pobladores) hasta que en enero de este año 2019 fue destinado a Salamanca para cuidar su maltrecha salud. Hizo su Licencia en Filosofía en Comillas (Cantabria), su doctorado en Historia en la Universidad de Santiago de Compostela y su Licencia en Teología en Frankfurt (Alemania).

El P. Revuelta se cuenta entre los más eminentes historiadores de la Compañía de Jesús en España. Deja un legado muy valioso de abundantes libros y artículos. La suya es una obra imprescindible para conocer a los jesuitas y sus instituciones y trabajos en los siglos XVIII, XIX y XX, con tantos momentos de prosperidad y esplendor, pero también con sonadas crisis cargadas de dificultades y penurias. También deja fieles y agradecidos discípulos y colegas con los que mantenía una estupenda relación de amistad. Uno de sus discípulos y buen amigo, el profesor Javier Burrieza, dice sobre su maestro que se trata de “uno de esos autores situado en la línea de los grandes que contaron la historia de esta orden religiosa que nunca ha pasado desapercibida. Pero, además, sus páginas son imprescindibles también para conocer la España contemporánea, hablando de exclaustración, anticlericalismo, confesionalismo... El P. Revuelta sabía conceptualizar, aclarar, matizar, reflexionar y siempre fue muy generoso con su tiempo, haciendo cientos de recensiones que firmó o los prólogos de tantos libros”.

Hombre bueno, sencillo y con finísimo sentido del humor, a la vez que jesuita sabio e historiador eximio, ha dado lo mejor de sí mismo a la Universidad Pontificia Comillas, sus alumnos y compañeros. Comillas era su "alma mater", su hogar de desarrollo intelectual y la institución a la que entregó tanto esfuerzo y tanto buen hacer de investigador y profesor. Hace siete años la universidad le hizo un merecido y sentido homenaje que él agradeció con su bondad y sobriedad, siempre acompañada de una sonrisa muy característica que mantuvo aun cuando ya no le quedaban muchas fuerzas.

Descanse en paz. "Ad maiorem Dei gloriam".

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk