91 542 28 00 Contactar arrow 02

 
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Se presenta en Comillas el Informe 2018 del Observatorio de Energía y Sostenibilidad de la Cátedra BP

11-04-2019 13:05

11042019 FOTO INFORME SOSTENIBILIDAD COMILLAS BP2 WEBLa Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de la Universidad Pontificia Comillas acaba de presentar las conclusiones del Informe 2018 del Observatorio de Energía y Sostenibilidad. Según los datos, el sistema energético español ha empeorado en todos los indicadores de sostenibilidad energética. Continúa aumentando la demanda de energía (un 3,2% en energía primaria y un 1,4% en energía final), y seguimos por encima de la media de nuestro entorno; además aumenta la factura energética y las emisiones de CO2, aunque la intensidad energética se reduce.

Por estas razones, el modelo energético español continúa presentando importantes desafíos respecto a las emisiones de CO2, la eficiencia energética, la dependencia energética exterior o al impacto medioambiental. “El borrador de Plan Nacional de Energía y Clima publicado en 2019 establece objetivos muy ambiciosos para enfrentarse a estos desafíos, y es una iniciativa muy bienvenida, junto con el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, o la Estrategia de Transición Justa o de Pobreza Energética”, afirman los autores.

“Desde la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad consideramos que la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética debería incluir algunos elementos muy relevantes, como un precio para el CO2 estable y creciente, en el marco de una reforma fiscal verde; un diseño apropiado de los mercados energéticos; una estrategia de innovación energética en un contexto global; y un comité de supervisión independiente que garantice la visión de largo plazo”, dicen los investigadores.

La evolución del consumo energético en España viene condicionada por elementos no gestionables, como el ciclo hidrológico o los precios internacionales de los combustibles. Igual que el año pasado la mejora se debía a la meteorología, este año demuestra que no podemos confiar en ella para solucionar nuestros problemas porque nos enfrentamos a un importante riesgo de bajada de las precipitaciones debido al cambio climático.

Por esa razón, en ausencia de lluvias aumentó el uso del carbón un 22%, del gas un 9%, y del petróleo y sus derivados un 3%. Todo esto llevó a una reducción de la cuota de energías renovables, hasta un 10% de la energía primaria, y del 33% de la producción eléctrica. Además de un aumento de las emisiones de CO2 (un 4%) y de la intensidad de carbono (un 3,2%) del sector energético, en un contexto en el que debemos reducirlas para cumplir nuestros compromisos con Europa y con el Acuerdo de París.

El sector del transporte sigue siendo el principal emisor y consumidor de energía de la economía española, el aumento de la factura energética es preocupante. El repunte de los precios internacionales de los combustibles en 2017 supuso un aumento del 53% de los gastos en energía primaria con respecto a 2016, con las consecuencias negativas en la competitividad de la industria y la renta de los hogares.

 



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk