91 542 28 00 Contactar arrow 02

 
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

 
La falta de un esquema europeo que resuelva esos episodios y el récord de llegadas a las costas españolas, ha provocado en los últimos meses un endurecimiento en la política de migrantes en España. Este giro ha venido promovido por las últimas cifras de migrantes llegados a las costas del sur del país, en los cuales la agencia Frontex data casi 57.000 llegadas, cifra que el Ministerio del Interior eleva por encima de 64.000. En la primera quincena de enero llegaron a España algo más de 3.000 personas, prácticamente el triple que en el mismo periodo de 2018, según cifras oficiales españolas. 

Los barcos de rescate de las organizaciones Open Arms y Salvamento Marítimo Humanitario han visto denegadas en las últimas semanas sus solicitudes para zarpar con el argumento de que no cumplen los criterios de seguridad exigidos. Además, el miedo de fomentar con datos el discurso problematizado y xenófobo de la migración, ha llevado a tomar medidas como que a principios de diciembre Salvamento Marítimo, que dedica una parte de sus esfuerzos cada día a auxiliar a las pateras que cruzan el Mediterráneo, ha dejado de informar de los rescates en su cuenta de Twitter. 

En este contexto, las negociaciones de la UE para crear una red y políticas migratorias comunes que puedan regular el fenómeno migratorio llevan meses bloqueadas debido a la negativa de varios países a aceptar solicitudes de refugio o la apertura de fronteras más allá de las cuotas previamente establecidas por la UE. Esta falta de voluntad política, que pretende ceñirse a las estrictas condiciones del programa de la política de reubicación de refugiados de 2015, también ha hecho fracasar otras medidas europeas, como el programa y los presupuestos de reasentamiento comunitario de refugiados.

A la luz de estos hechos, se hace patente la urgente necesidad de un cambio de perspectiva: la migración no es un problema, es parte de la solución de un futuro para Europa. La integración y la migración regular podrían paliar la situación de una población envejecida que no será capaz de mantenerse sin unos flujos seguros de personas que tomen el relevo generacional.

FUENTE: 
Noticias actualidad, web El País: https://bit.ly/2Rj9iWw



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk