91 542 28 00 Contactar arrow 02

 
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

-->

15 de junio, 2017

Bruselas ha abierto un proceso de infracción a tres países del Este de Europa (Polonia, Hungría y República Checa) por negarse a cumplir la cuota de acogida del sistema de reparto de solicitantes de asilo establecido en 2015, cuya finalidad era aliviar la presión que sufrían los países a los que más refugiados han llegado desde ese año, como Grecia e Italia.

EUCuatro países votaron en contra de este acuerdo, entre ellos Hungría y República Checa, y han demostrado una falta de voluntad política a la hora de abrir sus puertas: Hungría, a quien asignaron 1.294 refugiados, se ha negado a acoger a ninguno; Polonia aceptó en su día a 6.182 pero tampoco recibió a nadie, y República Checa ha dado refugio a 12 personas de las 2.691 previstas.

El comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, ha recordado que “la reubicación es una obligación, no una elección” y ha apelado no sólo al compromiso moral sino a la obligación legal. Esta sería la primera reprimenda por la falta de solidaridad de los países en materia de asilo, y puede derivar en una multa si estos países siguen negándose a cumplir con el compromiso humanitario.