91 542 28 00 Contactar arrow 02

 
  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

-->

27 de marzo, 2017

El acuerdo entre la Unión Europea y Turquía para el control de la crisis de refugiados, que cumplió un año el pasado 18 de marzo, ha reducido las llegadas de inmigrantes a la UE pero, según denuncian las organizaciones humanitarias, también ha obligado a los refugiados a tomar rutas menos seguras para llegar a Europa. Además, ha llevado a miles de solicitantes de asilo a quedar bloqueados en los países de tránsito en condiciones deplorables (más de 62.000 están actualmente atrapados en Grecia, según CEAR).

refugiados cadofLa Comisión Española de Ayuda al Refugiado advierte de que más de 4.800 personas han perdido la vida en el Mediterráneo desde la firma -un 25% más que el año anterior-, mientras que Amnistía Internacional coincide en que, aunque es cierto que ha descendido el número de muertes en el Egeo durante este año, “la cifra total de personas que mueren –en su mayoría ahogadas- tratando de llegar a Europa se ha incrementado un 15%, sólo que en una ruta diferente: desde Libia/Egipto a Italia”.

El tratado, acusado por más de un centenar de ONGs de violar los principios humanitarios europeos, es para AI un intento por parte de la UE de trasladar la responsabilidad a Turquía, que cuenta actualmente con el mayor número de refugiados del mundo (2,7 millones según cifras de CEAR). Las organizaciones advierten además de que no se trata de un país “seguro” para los refugiados, como afirmó la UE, ya que no cuenta con un sistema de asilo operativo, no ofrece información sobre las condiciones de los deportados y, además, se han documentado casos de uso de la fuerza por parte de las autoridades turcas para evitar la entrada de personas sirias.

Fuentes: CEAR y Amnistía Internacional

Imagen: Ben White/ CAFOD, octubre 2015