Abre la instalación artística "La memoria que nos pesa"

Los alumnos de los Grados de Educación Infantil y Primaria invitan a reflexionar sobre la memoria y la ausencia 

COMILLAS-CIHS  | 

Los alumnos de los Grados de Educación Infantil y Primaria invitan a reflexionar sobre la memoria y la ausencia 

Los alumnos de los Grados de Educación Infantil y Primaria invitan a reflexionar sobre la memoria y la ausencia 


Los alumnos de los Grados de Educación Infantil y Educación Primaria han organizado la instalación artística “La memoria que nos pesa”, en el campus de Cantoblanco, como una expresión de la ausencia a través de objetos cotidianos y recuerdos.

La instalación es parte de una actividad que realizan cada año los alumnos de la asignatura de Didáctica de la Expresión Plástica y Visual. La de este año está inspirada en la la artista Chiharu Shiota (1972) que explora la existencia humana a través de las tres dimensiones creando una existencia en la ausencia.

La obra enfrenta preocupaciones humanas fundamentales como la vida, la muerte y las relaciones, a través de sus instalaciones de hilo a gran escala que incluyen una variedad de objetos comunes y recuerdos externos o a través de sus dibujos, esculturas, fotografías y vídeos. Los estudiantes de 4º de Educación Infantil y Educación Primaria han querido trazar sus propios hilos de la memoria de este año de pandemia: los hilos que nos pesan, los hilos que nos entristecen, los que nos alegran y nos dan esperanza, los que nos acercan y los que nos alejan, etc. Todos ellos miran al presente y al futuro y desean que la memoria atraviese nuestras vidas y nos transforme para habitar un mundo mejor.

Las instalaciones artísticas son intervenciones del espacio para producir un extrañamiento o provocación en aquellas personas que acceden a ese espacio. Un extrañamiento es una provocación orientada hacia el asombro y la sorpresa, que deriva en una pregunta o una reflexión. Se trata de un excelente medio para pensar de forma crítica y creativa sobre el significado de la realidad y también un medio para actuar sobre ellos y transformarlos. Al mismo tiempo, reorganiza la realidad y plantea nuevas preguntas sobre el conocimiento del entorno, desarrollando capacidades como la observación y la introspección, que nos permite dialogar con el mundo. Intervenir el espacio redibuja las fronteras de los lugares de aprendizaje, experimentando nuevos saberes en lugares insospechados que se pueden compartir también con otros, en este caso la comunidad educativa del campus de Cantoblanco.

La metodología de la instalación radica en su carácter procesual y disruptivo. No se trata de una actividad puntual, sino un proceso de descubrimiento a través de la autorreflexión personal y colectiva. Es por ello que se eligió para la intervención un espacio de tránsito donde cualquiera puede también añadir su propio hilo de recuerdo. La instalación puede verse en el tercer piso del edificio B.