El que más de 2000 personas, entre hombres, mujeres, familias con niños, niñas y adolescentes y personas de la tercera edad, tomen sus pocas pertenencias en mano y huyan de su país hacia una ruta larga y peligrosa, nos interpela como seres humanos, gobiernos, organismos internacionales y como región, porque no dejan de ser el rostro de las múltiples crisis que acechan la región. 

 

HondurasEl que más de 2000 personas, entre hombres, mujeres, familias con niños, niñas y adolescentes y personas de la tercera edad, tomen sus pocas pertenencias en mano y huyan de su país hacia una ruta larga y peligrosa, nos interpela como seres humanos, gobiernos, organismos internacionales y como región, porque no dejan de ser el rostro de las múltiples crisis que acechan la región.Honduras mantiene una crisis de violencia generalizada y política producto del deterioro de las condiciones de vida y de gobernabilidad en el país, después de que se consolidara un golpe de Estado en el año 2009 y un fraude electoral en 2017, sobre lo que no hubo una atención específica, a pesar que se denunciaron las nefastas consecuencias de ello.