"Ojalá todos los españoles tuvieran la misma salud que la Constitución"

Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, José Pedro Pérez-Llorca y Miquel Roca i Junyent fueron reconocidos en Comillas como doctores honoris causa por su contribución a la estabilidad en España, ya que estuvieron en el grupo de juristas que tuvo el privilegio de redactar la Constitución de 1978. En el 40 cumpleaños de la Carta Magna, los tres consideran que tiene un fantástico "estado de salud" y no entienden que se pueda pedir su reforma.

Texto: Juan Manuel Daganzo. Fotos: José Ángel Molina

Padres de la Consitucion WEB COMILLAS

 

L

os tres protagonistas de esta historia tienen un pasado no solo común, sino dedicado al bien común: contribuyeron decisivamente en la redacción del texto constitucional que los españoles aprobamos por referéndum en 1978. Ahora, en el reencuentro de estas tres figuras fundamentales en la historia democrática de España, charlamos con ellos y los recuerdos de aquel tiempo de incertidumbre inundan la conversación en torno a un acontecimiento que también les une: haber sido nombrados doctores honoris causa.

Pérez-Llorca. Es un honor inmerecido por realizar una labor política; sobre todo recibir este reconocimiento de una universidad de magnífica labor docente e investigadora.

Miquel Roca. La universidad quiere hacer un merecido homenaje a la Constitución, a la labor de los constituyentes, a la transición y a la apuesta que se hizo hace 40 años para construir con vocación de futuro un régimen de convivencia para toda España. Nosotros somos el pretexto para ello y lo aceptamos con entusiasmo.

Rector. Cada uno de ustedes tiene un currículum impresionante desde el punto de vista político y de contribución al mundo del Derecho. Es un homenaje no sólo a la Carta Magna, sino a cada uno de ustedes por su contribución a la sociedad.


Pérez Llorca: "La sociedad española se ha polarizado de manera peligrosa"


 

Miguel Herrero. Cuando la obra es buena, y la Constitución es una buena obra, es más importante que los obreros. Y, sin duda, se encuentra en un magnífico estado de salud.

Pérez-Llorca. Estoy de acuerdo, pero el ambiente que la rodea no es bueno, el momento político es malo. Los grandes edificios tienen sus cimientos y, cuando son abovedados, cuando se les quita la clave del arco, se cae todo el edificio.

Miquel Roca. Yo creo que hoy la Constitución es más garantía que problema. Es la garantía de los derechos y libertades, y para impedir que se haga lo imposible. Al margen de ella, no puede hacerse nada, y eso tiene plena vigencia y actualidad.

Miguel Herrero. En 40 años se ha progresado mucho en España con esta Constitución, pero si no se garantiza estabilidad institucional...

Pérez-Llorca. Nosotros fuimos portadores del consenso, pero ahora no hay consenso ni voluntad de hablar con el adversario, sino una gran intolerancia recíproca. Además, ahora todos hablan de reforma, pero nadie ha dicho ni ha planteado qué quieren modificar, para qué y con qué fuerzas políticas.


Herrero de Miñón: "La Constitución se encuentra en un magnífico estado de salud"


 

Miquel Roca. La pretensión de reformar la Constitución sirve como excusa para disimular la incapacidad de resolver los problemas de la sociedad. La incompetencia tiene su recorrido y estamos llegando a su punto final.

Roca: "el problema que tenemos en españa es que no hay liderazgos"

Rector. Se puede decir que la crisis es de la época en la que vivimos.

Miquel Roca. Absolutamente.

Pérez-Llorca. Parecida a la que hay en otros países, pero exagerada.

 


"El problema que tenemos en España es que no hay liderazgos"


 

Miquel Roca. Es una crisis que necesita un culpable, y cuando hay un cierto consenso en que el responsable puede ser el régimen del 78 o la Constitución, se evita plantear que el problema es que no hay liderazgos.

 

Pérez-Llorca. La sociedad se ha polarizado en todo el mundo, y de una manera peligrosa en España. En el 78 la sociedad estaba centripetada, el voto se buscaba con la moderación, y ahora no, y eso es muy significativo.

Miquel Roca. Y preocupante. Ponerse de acuerdo no está de moda. La palabra consenso está a punto de desaparecer del diccionario.

Miguel Herrero. Y curiosamente todo el mundo lo reclama...

Pérez-Llorca. La propia conducta intolerante se le reprocha al de enfrente. El que habla no quiere consensuar, pero se echa la culpa al contrario. No se asume nunca la autocrítica. 

 

"La Constitución garantiza la estabilidad política"

Durante la ceremonia de entrega de los doctores honoris causa, el rector, Julio L. Martínez, SJ, resaltó “los valores perennes de la justicia, el diálogo, la amistad cívica y el bien común por los que se desvivieron en su servicio al pueblo español estos tres padres de la Constitución”.
Herrero y Rodríguez de Miñón, por su parte, destacó en su discurso que la Constitución otorgó estabilidad política y un marco adecuado para la prosperidad económica y social. "La Constitución dio cabida a todos los españoles deseosos de convivir en paz”, aseveró.

Miquel Roca definió la Constitución como “la garantía para todos y no el problema” en respuesta a aquellos que desean reformarla. “Con ella se garantizó el derecho a la libertad, al pluralismo y al progreso”.

Por su parte, José Pedro Pérez-Llorca resaltó el éxito que supuso la consecución de la Carta Magna y, en línea con los otros dos honoris causa, recordó que su elaboración se abordó de forma pacífica y de consenso, e instauró “una etapa de procesos democráticos limpios, con la que comenzó el periodo más decisivo de nuestra historia”.

La formidable tarea de escuchar
Íñigo Navarro, decano de la Facultad de Derecho (Comillas ICADE)

ICADE cumplió su mayoría de edad cuando España votaba la Constitución y no me cabe ninguna duda de que, las personas que conformaban la institución, fueron de los que se alegraron hasta lo más íntimo con el resultado del referéndum. Ahora, cuarenta años más tarde, rendimos un sentido homenaje a la Constitución y a quienes fueron sus «padres». Ellos, con la humildad de los grandes maestros, repiten que fueron simples «amanuenses» de la voluntad popular, pero es que ser amanuense de lo que las personas querían, fue una tarea mucho más formidable de lo que parece. Supieron escuchar, ver y soñar. Supieron diseñar un texto jurídico y político que permite la convivencia de los opuestos y que todos puedan defender sus ideas, que las libertades sean amparadas con uñas y dientes y que se creara un mapa institucional tan estable y eficaz que sobre él se ha podido construir un país moderno y avanzado. Por eso quisimos decir el pasado 14 de noviembre: ¡Gracias Miguel!, ¡Gracias José Pedro!, ¡Gracias Miquel! Y… ¡Gracias Constitución!