Para utilizar las funcionalidades completas de este sitio es necesario tener JavaScript habilitado. Aquí están las instrucciones para habilitar JavaScript en su navegador web.

La revista Nature Human Behaviour publica un estudio de una profesora de la FCHS realizado con menores de seis años y monos

Nereida chimpancesWEB¿Qué hay detrás de la venganza? ¿Qué nos parece el castigo si éste lo consideramos justo? Según Nereida Bueno-Guerra, psicóloga y coordinadora del Grado de Criminología en la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, el ser humano tiene mecanismos psicológicos destinados a buscar el castigo de aquellos que nos dañan. Esa es la conclusión a la que llegó en un estudio que realizó junto a un equipo de investigadores en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) con chimpancés y niños menores de seis años y que ha sido publicado en la revista Nature Human Behavior. “Ambas especies compartimos mecanismos psicológicos parecidos destinados a buscar el castigo de aquellos que nos hacen daño. Sin embargo, los chimpancés no parecen compartir la motivación por ver o aplicar castigos cuando ellos no han sido los perjudicados, a diferencia de los humanos, cuya motivación por el castigo merecido incluye las situaciones que sufren terceras personas, lo que les lleva a establecer mecanismos sociales tales como tribunales de justicia o declaraciones universales sobre derechos humanos”, indica Bueno-Guerra.

El artículo de Nature Human Behavior –titulado "Preschool children and chimpanzees incur costs to watch punishment of antisocial others" y que formó parte de su tesis doctoral– fue escrito por la investigadora de Comillas y en él explica los experimentos que realizó con los chimpancés. El objetivo era estudiar los orígenes evolutivos de la motivación que subyace al castigo merecido (es decir, a la venganza). “El estudio se enmarcó en la teoría Schadenfreude, un concepto alemán que implica el regocijo ante el malestar de una persona que no nos gusta”, recuerda Bueno-Guerra.

Para ello se llevaron a cabo una serie de experimentos con niños de distintas edades –de cuatro a seis años– y chimpancés. Se les presentaba a un individuo prosocial que les daba juguetes y comida, y a otro antisocial que se la quitaba. Una vez aprendido, una tercera persona pegaba por separado a cada uno de los anteriores. En un momento determinado este castigo dejaba de ser visible (en el caso de los niños, las marionetas desaparecían tras un telón tipo teatro, y en el caso de los chimpancés, los experimentadores se desplazaban hacia un sitio de la sala desde la cual no podía seguir viendo la acción). “Si chimpancés y niños tenían la motivación de ver cómo una persona antisocial recibía un castigo, deberían querer que el telón se abriera o tener acceso a ese sitio de la sala al que se había desplazado la acción, mientras que querrían lo contrario si el actor fuese el prosocial. En ambos casos, los sujetos pagaban un coste por ver la escena (monedas en el caso de niños y esfuerzo físico de abrir la puerta en el caso de los chimpancés)”, explica la investigadora de Comillas.

Los resultados mostraron que tanto chimpancés como niños de seis años escogen continuar viendo el castigo hacia el actor antisocial. Además, en este caso, los niños mostraron una mezcla de expresiones faciales tanto de emociones positivas como negativas (sonreír y fruncir las cejas). “También comprobamos qué ocurría cuando los chimpancés presenciaban el mismo experimento, pero esta vez no eran ellos quienes sufrían directamente las acciones del actor prosocial y del antisocial, sino que era otro chimpancé. En ese caso, aunque entendieron las acciones de cada actor porque en una fase posterior preferían pedir comida al prosocial en vez de al antisocial, en el momento del castigo no mostraron una motivación clara por ver al actor antisocial siendo castigado, como sí lo habían demostrado cuando eran ellos quienes recibían el daño”, relata Bueno-Guerra.

 

© Universidad Pontificia Comillas | C. Alberto Aguilera 23 Madrid-28015 - Tel.:(+34) 91 542 28 00 | comunicacion@comillas.edu

LinkedIn   Twitter   Facebook    YouTube  

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk