91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Simulaciones, o role-plays

Las simulaciones, o role-plays, son ejercicios en los que se te propondrá que asumas in papel – o rol – determinado en un escenario imaginario de trabajo, en el que participarán una o varias personas más simulando otros “personajes”, con los que tendrás que interactuar con un objetivo concreto.

Este tipo de ejercicios sirven para conocer cómo te relacionas e interactúas con otras personas, y qué recursos utilizar para resolver las situaciones que se te puedan plantear. Las situaciones pueden establecerse interactuando con una sola persona, o participando en un escenario de grupo.

Cuando participas en una simulación con otra persona, los escenarios que se te pueda proponer son de lo más variopintos, en los que se te propondrá ejercer diferentes roles tales como:

  • Un jefe evaluando el rendimiento de uno de sus colaboradores, o afrontando una situación de conflicto con uno de sus colaboradores, o tratando de ayudar a uno de sus colaboradores para que pueda resolver algún problema que se le plantee.
  • Un comercial, tratando de convencer a un cliente potencial para que le compre un producto o servicio.
  • Un profesional de atención al cliente, tratando con un cliente descontento que plantea una reclamación.
  • Un técnico de compras, negociando con un proveedor las condiciones de un contrato de prestación de servicios, etc.

Cuando participas en una simulación de grupo, los escenarios que se proponen suelen implicar la asignación de diferentes roles a los participantes, que tienen que trabajar juntos para conseguir un objetivo compartido por el grupo. De nuevo, los escenarios pueden ser muy variados, y a veces puede haber una persona que tenga asignado el rol de jefe o superior de todos ellos, y en otros casos ese rol de jefe no estará presente.

Si tienes que enfrentarte a un ejercicio de simulación o role-play, te ofrecemos las siguientes recomendaciones:

  • Ante todo, sé tú mismo. No pretendas proyectar una imagen de una persona que no seas tú. La naturalidad es fundamental, y te permitirá concentrarte mejor en el objetivo que se te proponga en el ejercicio.
  • No te obsesiones por la presencia de uno o varios observadores, o por el hecho de que sea un consultor el que ejerza alguno de los roles del ejercicio. Céntrate en desempeñar tu papel, y sobre todo en simulaciones grupales. No te centres en los observadores, sino en tus compañeros. Imagina que no hay observadores a tu alrededor.
  • Establece bien tu objetivo en la simulación; es decir, asegúrate de comprender bien el escenario que se propone, y en establecer tu objetivo a alcanzar en el mismo. Ese objetivo debe guiar tu actuación.
  • Observa y escucha a la otra persona o personas que participen en el ejercicio. El o ellos tendrán también sus propios objetivos, y de lo que se trata es de que encuentres la manera de alcanzar los tuyos teniendo en cuenta los suyos.

 


volver

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.