91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Entrevistas personales.

La entrevista de trabajo consiste en una conversación con un representante de la empresa con relación al puesto de trabajo para el que presentas tu candidatura. Esa conversación responde a varios objetivos del entrevistador:

  • Verificar que tienes la experiencia necesaria para el puesto en cuestión.
  • Valorar tu adecuación desde el punto de vista de tu personalidad y modo de entender los valores de la empresa.
  • Valorar los motivos que tienes para incorporarte en esa empresa en cuestión, y tus expectativas a medio y largo plazo.
  • Valorar si tienes un perfil interesante para la empresa, en la medida en que puedas ser un buen talento para desarrollar de cara al futuro.

Las entrevistas de selección en general suelen ser de dos tipos:

Entrevista curricular

Entrevista por competencias

  • La entrevista curricular es la primera aproximación a un candidato y se centra en los hitos reflejados en tu currículum
  • Por lo tanto, es importante una buena preparación centrada en la cronología y en la información que refleja la contribución que has realizado en cada actividad profesional referida en tu CV.
  • El propósito que busca el entrevistador es, en definitiva, comprobar la exactitud de la información que aportas, y utilizarlo para valorar hasta qué punto tu perfil se ajusta al puesto y tu motivación es compatible con las expectativas del empleador.
  • La entrevista por competencias busca identificar tus competencias, es decir, cómo pones en práctica tus conocimientos, habilidades, pensamientos, personalidad, valores y cultura para la realización de un trabajo.
  • Por eso el entrevistador se centra en la identificación y descripción de incidentes críticos, es decir, episodios reales que has vivido a lo largo del tiempo.
  • Los incidentes críticos deben alinearse con las competencias necesarias para el puesto de trabajo en cuestión: “Dame 3 ejemplos de tu biografía que demuestren que la tienes”.
  • Para cada incidente crítico deberás describir de manera sistemática cuál era la situación a la que te enfrentaste, qué hiciste en esa situación, qué pasó a continuación, y cuáles fueron las consecuencias.

Puede que en algunos casos te encuentres en entrevistas en las que el entrevistador no siga un orden aparente en la conversación, y por lo tanto te pueda resultar un poco más difícil anticipar qué tipo de información relevante puede estar esperando que le transmitas. Aun en esos casos, asegúrate de hablarle de todo aquello que creas que es relevante para el puesto de trabajo al que optas, y que por supuesto te diferencia de las demás candidaturas con las que estés compitiendo.

Para ello, te recomendamos encarecidamente preparar bien la entrevista, y afrontarla siguiendo los consejos que te proponemos a continuación:

La preparación en la entrevista
es esencial

... Para poder tener el impacto
adecuado durante la misma...

  • Infórmate bien sobre la empresa, y el puesto de trabajo en cuestión.
  • Al margen de la información de la que ya dispongas, ¿qué conocimientos, habilidades, aptitudes y estilo de comportamiento crees que serán necesarios para el éxito en este trabajo?
  • ¿Crees que cumples bien con esos requisitos? ¿En cuáles cumples bien, y en cuáles crees que no cumples?
  • En aquellos requisitos en los que creas que no cumples, ¿puedes compensarlo de alguna manera? ¿qué podrías hacer para cumplirlos?
  • ¿Cuáles son tus motivaciones para querer incorporarme a esa empresa, y en ese puesto de trabajo?
  • Con relación al puesto de trabajo, ¿hay algo que crees que te diferencia de otros candidatos que te pueda hacer más atractivo a ojos del seleccionador?
  • Cuida tu apariencia, para mostrarte tal como eres y transmitir una imagen profesional y fiable.
  • Escucha, para comprender bien qué es lo que el entrevistador quiere saber de ti, de forma que puedas responder de forma adecuada a sus expectativas.
  • Cuida tu lenguaje, verbal y no verbal, para transmitir aquello que quieres hacer saber al entrevistador en cada momento.
  • Adopta la actitud adecuada, que no tiene por qué ser una actitud dócil o sumisa. No olvides que tú también estás “seleccionando” a la empresa como posible empleador.
  • Asegúrate de hacer todas las preguntas que consideres oportuno para asegurarte de conseguir toda la información que necesitas para confirmar tu interés por el puesto de trabajo al que presentas tu candidatura.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.