91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Consejos Prácticos

Assessment Center

Un Assessment Center es un evento en el que se evalúa a los candidatos incluidos en un proceso de selección una vez que han superado algunos filtros anteriores, como pueden ser el análisis de su currículum, pruebas de idiomas, entrevistas, etc.

La diferencia esencial respecto a una entrevista es que el análisis se realiza a través de una serie de actividades, generalmente desarrolladas en grupo y a lo largo de un mismo día: simulaciones, pruebas escritas, business case, etc. Sin embargo, no es extraño que dentro de un Assessment Center se realicen también entrevistas personales a todos los participantes. Al final, lo que se pretende es obtener una radiografía completa de las cualidades de un buen número de candidatos y de forma comparativa entre ellos en un periodo reducido de tiempo. Las actividades concretas que se realicen dependerán de lo que la compañía quiera medir y de cómo desee hacerlo: juegos de equipo, casos prácticos o gymkanas para evaluar la capacidad de trabajo en equipo o el liderazgo, resolución de problemas para la creatividad, etc.

Se suele invitar a unos 15-30 candidatos de diferentes nacionalidades y se les somete a pruebas que van desde presentaciones individuales a dinámicas de grupo junto con el resto de aspirantes.

Las pruebas que se llevan a cabo suelen ser de tres tipos: actividades de contacto inicial, ejercicios individuales ante el grupo y actividades en grupos de entre ocho y quince personas.

Durante el Assessment se trata de reproducir un caso real de la empresa, por lo que al principio se les repartirá a los candidatos el caso a tratar y a partir de ahí se les someterá a diferentes pruebas siempre relacionadas con el caso.

La clave para que te vaya bien es que tengas claro que el objetivo de la empresa que lo organiza es introducir a todos los participantes en un marco que simule su entorno de trabajo con todo el detalle posible. Tu misión no debe ser deslumbrar con tus aptitudes personales, sino demostrar que dentro de ese contexto te desenvolverás aportando mucho valor:

Investiga con antelación en qué consiste el puesto de trabajo al que aspiras y que esperarán de ti en ese puesto. Conoce en profundidad todo lo relacionado con la empresa que un buen profesional de la casa debería saber.

No compitas, disfruta. Los demás candidatos del Assessment Center no son tu competencia para el puesto, sino tus posibles compañeros de trabajo. Nunca jamás trates de menospreciarlos o de quedar por encima de ellos. Es indispensable que exista tan buen ambiente como debería haber en la oficina.

Finalmente, es muy importante tener muy buen nivel de inglés, pero no te preocupes si compartes un Assessment Center con candidatos alemanes o suecos que seguramente tengan un inglés más depurado que el tuyo; una vez aquí, no se trata de encontrar al que mejor habla idiomas, sino al que mejor encaja con el perfil buscado de forma global.

Aunque la decisión final no suele ser comunicada hasta unos días después del Assessment Center, al final del mismo, los evaluadores suelen entregar a los participantes un informe con los resultados de su discusión. Esto tiene un enorme valor, ya que permite que la experiencia te sirva para mejorar de cara a nuevos procesos de selección.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.