91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

 

Este libro es resultado del trabajo deinvestigación colaborativa entre las organizaciones integrantes de la Mesa de Coordinación Transfronteriza Migraciones y Género (MTMG), Voces Mesoamericanas y la Universidad Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, sobre el estado actual de las políticas públicas, prácticas y perspectivas de actores implicados en las  problemáticas que enfrentan las personas migrantes en el ejercicio del derecho al acceso a la salud en esta región transfronteriza.

El evento logró reunir a miembros de organizaciones de la sociedad civil de Honduras, El Salvador, Guatemala y México, y de organismos internacionales de ayuda humanitaria e instituciones públicas de Guatemala y México, para conocer los contenidos principales del informe en términos de conclusiones y recomendaciones, y abrir un pequeño espacio para intercambiar reflexiones y preocupaciones sobre las responsabilidades que tienen los Estados para garantizar el ejercicio del derecho humano a la salud de comunidades transfronterizas y poblaciones migrantes, y el papel que juegan las organizaciones de la sociedad civil.

El conversatorio inició con la intervención de Aldo Ledón Pereyra, uno de los autores del informe que también es miembro de la Coordinación General de la MTMG. Aldo ofreció una visión general sobre el perfil de las organizaciones implicadas en el desarrollo de la investigación y en la elaboración del informe, y sobre el contexto migratorio en la región transfronteriza de Guatemala y México, marcada por la implantación de políticas de seguridad hemisférica y de control de flujos migratorios que violentan a las comunidades locales y de manera especial, a las poblaciones móviles: migrantes en tránsito, inmigrantes temporales o permanentes que se emplean principalmente como trabajadoras-es agrícolas y del hogar, personas solicitantes de la condición de refugiadas y quienes desde los años 80 han vivido un proceso de integración a las comunidades mexicanas, entre los más importantes.

Recordó que “la MTMG somos un conjunto de organizaciones y personas de distintos ámbitos y lugares que nos hemos propuesto generar redes solidarias que permitan procesos de defensa y promoción de los derechos humanos de personas migrantes, sus familias y comunidades”. Y que la investigación realizada se propuso alimentar las distintas iniciativas de incidencia social y política que se llevan a cabo en las comunidades y municipios fronterizas de Guatemala y México.

“Reconociendo la multicausalidad de las dinámicas migratorias de los últimos años, entre las cuales destacan las de índole económica, persecución-refugio, violencia social e institucional, cambio climático, entre otras, es necesario comenzar a visibilizar una que tiene que ver con la búsqueda de servicios de salud por parte de personas migrantes”. Esta última causal está conectada con las políticas estatales de desmantelamiento y desfinanciación de la salud pública en los países de la región, lo que intensifica los cruces fronterizos de las personas que buscan servicios de atención primaria.

Los ejes de la investigación respondieron a los siguientes interrogantes: ¿cuál es la situación actual del derecho y ejercicio a la salud de población migrantes en esta región?; ¿cómo está  respondiendo la política actual binacional en materia de salud?; ¿cuál es la perspectiva del derecho a los servicios de salud de población migrante por parte de prestadores de este servicio?; ¿qué viven y enfrentan las personas migrantes en tránsito, asentadas, refugiadas, e internas en el ejercicio a la salud?; ¿cuál es la perspectiva de la población local hacía las personas migrantes y su derecho a la salud?, ¿cuál es la conceptualización que se le da al término salud desde los gobiernos, las personas migrantes y la sociedad en su conjunto?

El informe Mirar las fronteras desde el sur ofrece algunas respuestas a estas interrogantes, y coloca recomendaciones que están siendo retomadas por un Grupo de Trabajo sobre Derecho a Salud de Migrantes, conformado recientemente en la ciudad de San Cristóbal de Las Casas para animar un diálogo interinstitucional que proponga políticas públicas que garanticen los derechos y acceso a servicios de salud de poblaciones migrantes. Es necesario generar políticas y prácticas en materia de salud desde la integración y apropiación de diversos enfoques: derechos humanos-género-interculturalidad-bienestar integral-buen vivir, que permitan avanzar hacia la implementación de un sistema integral y universal de salud que no esté limitado por aspectos económicos, discriminatorios y xenófobos.

Por último, Aldo Ledón llamó a “redefinir el concepto de salud más allá de la atención de urgencia y la generación de infraestructura o personal, a fin de entenderla como la exigencia del bienestar integral, nuestro desarrollo humano en condiciones dignas y adecuadas para un Buen Vivir… convertirla de manera efectiva en un derecho humano.

También se contó con los aportes de dos especialistas en temas de salud comunitaria y políticas públicas en Guatemala, quienes enriquecieron la discusión relevando y complementando algunos contenidos del informe. Lisa Verónica Donado, antropóloga miembro del Colectivo de Dirección de la Asociación Coordinadora Comunitaria de Servicios de Salud (ACCSS), quien planteó la necesidad de dar mayor contundencia a las recomendaciones planteadas, reconociendo las problemáticas particulares que enfrentan las niñas, niños y adolescentes, mujeres y miembros de la comunidad LGBTI en las migraciones. También señaló que no existe ninguna correspondencia entre las contribuciones económicas y sociales y el sacrificio humano de las personas migrantes, y los programas y presupuesto público para atender las problemáticas que enfrentan en materia de salud.

Sindy Hernández Bonilla, investigadora del área de Movilidad Humana del Instituto de Investigación sobre Dinámicas Globales y 

Territoriales de la Universidad Rafael Landívar, llamó la atención sobre la importancia que tiene el trabajo colaborativo entre organizaciones de la sociedad civil y universidades para seguir avanzando en la comprensión de las condiciones estructurales y del alcance de las políticas públicas vigentes respecto de la problemática de salud. En relación al conjunto de recomendaciones del informe, enfatizó no perder de vista las responsabilidades que tienen los Estados en garantizar el acceso al derecho humano a la salud para toda la población, independientemente de su condición migratoria.

El informe Mirar las fronteras desde el sur se concibe como una herramienta de incidencia política y social, que sirva a la construcción de espacios de diálogo entre instituciones públicas de salud, movimiento social en defensa del derecho a la salud y organizaciones civiles y comunitarias, donde se generen directrices de políticas y prácticas de un verdadero sistema de salud pública, integral, universal y gratuito que pueda atender a las diferentes poblaciones y sus necesidades específicas. La MTMG está preparando en este momento la versión popular del informe y otros medios comunicativos que faciliten su difusión y apropiación en las comunidades transfronterizas, reconociéndolas como sujetas exigentes de sus derechos y solidarias con los grupos que enfrentan mayor exclusión y violencia en las dinámicas de movilidad regional.

Los presentadores invitan a leer el libro, hacer de este una herramienta de trabajo que contribuya a la incidencia social y política, el cual se puede descargar y compartir en la siguiente liga: Mirar las fronteras desde el sur 

 

 



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.