91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

La primera versión de este documento se elaboró en colaboración con un equipo internacional y multidisciplinario, conformado por Magdalena Sofía de la Peña (ITESO-México), Yolanda González (Radio Progreso- Honduras), Úrsula Roldán (Universidad Rafael Landívar-Guatemala y bajo la Coordinación de Miguel Vilches Hinojosa desde México El objetivo de este ejercicio analítico a nivel macro fue la construcción cualitativa de nuevos escenarios que afectan a las personas migrantes en la región de Centroamérica y Norteamérica (CANA), con base en los insumos suministrados por los miembros de la Red Jesuita con Migrantes (RJM CANA) colaborando en diferentes países de esta zona del planeta, para proponer acciones y estrategias articuladas de intervención como Red. El documento inicial fue discutido y enriquecido en asamblea después de un trabajo en equipo por los países de la región el 29 y 30 de octubre de 2015 en San Salvador, El Salvador en el XIV encuentro de la RJM CANA.

Esta Red funciona desde hace más de 14 años, promovida e impulsada por el Servicio Jesuita a Migrantes mediante el trabajo comprometido con las personas migrantes, desplazadas, refugiadas, sus familiares y otros actores, en la defensa de sus integridad física y moral, así como de sus derechos fundamentales en los países de origen, tránsito, destino y retorno. La Red sostiene que toda persona tiene derecho a vivir, trabajar y realizarse humanamente y en plenitud en su lugar o país de origen. A la vez, que tiene el derecho de buscar mejores condiciones de vida fuera de su lugar de origen, bien sea dentro de su país o atravesando alguna frontera nacional.

La mirada de la RJM CANA es compleja porque se hace desde y para una región que incluye al menos diez países: Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala, México, Estados Unidos de América (EE.UU.) y Canadá. Territorios de origen, tránsito, destino y retorno con una intensa movilidad migratoria entre sí: Más de 18 millones de personas migrantes entre estos países. 1 Los puntos de observación de las realidades de las migraciones surgen desde las tres diferentes dimensiones que componen la red: La socio-pastoral, la investigativo-teórica y la política-organizativa. El documento se compone de tres partes.

La primera de ellas plantea la complejidad del fenómeno de la migración internacional en la región. Esta primera sección tiene el objetivo de señalar las principales transformaciones de las realidades migratorias en más de una década, señalando las variables más representativas, a la vez que se expresa la importancia de promover y defender los derechos humanos de las personas y las familias migrantes en los nuevos contextos de violencia, criminalización, desigualdad social, destrucción del hábitat y corrupción-impunidad generalizada en esta zona del planeta.

La segunda parte del documento propone una reconstrucción del contexto migratorio, partiendo de las reacciones estatales -principalmente por los gobiernos de México y Estados Unidos- en su combate hacia la migración irregular bajo la justificación de que las medidas restrictivas son para salvaguardar la integridad nacional del Estado y el bienestar de la Sociedad. Estas medidas de contenciónintercepción en las fronteras, y de búsqueda y detención de personas indocumentadas para su posterior deportación, han tenido consecuencias negativas en términos de vidas y sufrimiento de personas migrantes y sus familias.

Aquí resaltamos las que se refieren a las migraciones forzadas, al cambio de rutas, flujos y destinos de las personas migrantes acrecentando los riesgos y la vulnerabilidad, así como la presencia más intensa dentro del flujo migratorio tanto de familias completas, como de niños, niñas y jóvenes viajando sin compañía. El crimen organizado y la sociedad civil, ambos transnacionalizados, son actores no institucionales que juegan un papel fundamental en la realidad migratoria. El primero fortalecido por las acciones restrictivas de los gobiernos al hacer más necesarios sus servicios para las personas y familias que se ven forzadas a migrar, a la vez que la corrupción y la impunidad generalizadas en la región CANA son la garantía de su funcionalidad.

Mientras que la sociedad civil -en su mayoríarealiza acciones de solidaridad, de hospitalidad y de defensa hacia los abusos cometidos en contra de las personas migrantes que salen, transitan, ingresan y regresan a las comunidades, pueblos, ciudades y países dentro de las rutas migratorias.

Leer el Informe 



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.