91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Mustafa y Sara dejaron Alepo junto a su hijo de cinco años. En su trabajo como taxista, Mustafa esquivó balas, vio a gente morir o herida en las calles y llevó a muchas personas al hospital. En su hogar se quedaron sin electricidad ni agua, pero retrasaron su salida de Siria todo lo que pudieron porque su barrio seguía siendo relativamente seguro. Hasta que un día se convirtió en un campo de batalla. Sara recuerda: «Estábamos en el segundo piso y acertaron en el quinto. Había piedras y polvo por todas partes. Llegó luego un helicóptero y empezó a disparar. Esto era una guerra, una guerra real, la primera vez que veía algo así».

Leer más...



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.