91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

La Caravana de Búsqueda de migrantes desaparecidos en la ruta migratoria, regresada al país, después de su XII edición de búsqueda en diferentes estados mexicanos, afirma que la ruta migratoria hacia Estados Unidos continúa siendo una de las rutas migratorias más violentas del mundo, un camino lleno de incertidumbre, muertes, desapariciones forzadas, violaciones a derechos humanos, secuestros y torturas.
Nosotros, los familiares de migrantes desaparecidos o muertos en la ruta migratoria, apoyados por muchas organizaciones como Foro Nacional para las Migraciones en Honduras - FONAMIH, Pastoral de Movilidad Humana y Unión Nacional de Comités de Familiares de Migrantes Desaparecidos de Honduras – UNCOMIDEH, hemos podido en estos doce años recorrer diferentes lugares en Guatemala y México, buscando nuestros seres queridos y encontrándonos con autoridades políticas para exigir respeto a los derechos humanos, protección, seguridad y garantía de vida a todos los migrantes. Seguimos luchando, pero la indiferencia de los gobiernos de los países de origen, tránsito y destino es evidente. Además de no haber ningún mecanismo regional que garantice los derechos humanos y vida de los migrantes, en los últimos años ha aumentado exageradamente el número de servidores públicos, agentes migratorios, policías y militares involucrados con las redes criminales que actúan en contra de los migrantes.
Son incontables los casos de abusos, violaciones de derechos humanos, secuestros, Trata de personas, muertes violentas, desaparición forzada y masacres que quedan en la impunidad. Son miles y miles de madres, padres, esposas, esposos, hijos e hijas que han tenido sus vidas marcadas por la violencia, pero nos duele todavía más la falta de respuesta por parte de las autoridades políticas, policiales y judiciales.
¡Exigimos seguridad, justicia y verdad!
Son responsables los gobiernos de Guatemala y México, pero aún más grande es la responsabilidad del Gobierno del país de origen, en nuestro caso de Honduras. Es por ello que volvemos a pedir públicamente que nos apoyen, no con palabras, sino con más acciones, en nuestra búsqueda de seguridad, verdad y justicia. Necesitamos que se nos garantice el derecho a la salud física y mental, que los niños hijos de los migrantes víctimas, tengan derecho a la alimentación, vivienda y educación. Pero también necesitamos que nos apoyen en la búsqueda de nuestros seres queridos, en la verdad y justicia acerca de los que están privados de libertad y de los que fueron muertos de forma violenta.
Es fundamental que el Gobierno de Honduras incida permanentemente para que México garantice el paso digno y seguro por su territorio, que implemente integralmente la Ley de Protección a Víctimas y el Mecanismo de Apoyo Exterior Mexicano de Búsqueda e Investigación y que no se siga con el Plan Frontera Sur que violenta de manera constante los derechos humanos de las poblaciones migrantes.
A nivel nacional, que se creen mecanismos de recepción de denuncias de migrantes desaparecidos en la ruta migratoria, acompañamiento en asistencia psicológica, medica, legal y jurídica a los familiares, que se presente a la sociedad, de forma clara y objetiva, y nos preguntamos en que realmente el Plan Alianza para la Prosperidad favorece, y como este Plan evitara la emigración y ayuda a los migrantes deportados y sus familiares, incluyendo beneficios a la sociedad en la ejecución del mismo.
No somos una, dos, tres personas, somos miles de familiares de migrantes. La Caravana es constituida por familiares de Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y México.
En estos doce años de lucha hemos logrado identificar a más de 260 de nuestros seres queridos, muchos vivos, pero también algunos muertos.
Este año la Caravana se realizó del 15 de noviembre a 3 de diciembre. Hemos dejado nuestro grito de ayuda y huella de esperanza en 11 Estados y 30 localidades de México. Nuestra labor la hacemos porque nos mueve nuestro corazón, ojalá también el corazón de nuestras autoridades se mueva en esta misma dirección.
No sabemos todo, pero sabemos de lo que necesitamos y por ello recomendamos.
 A las autoridades mexicanas y hondureñas tomar las medidas precautorias encaminadas a salvaguardar la vida de las víctimas de secuestros, personas migrantes desparecidos/as, o que se encuentren en albergues, centros de detención, donde se logre identificar y se proceda con celeridad en la investigación de los hechos y que se generen condiciones desde el Estado a través de un mecanismo de búsqueda de migrantes desparecidos/as y que se les conceda a las familias acceso a la justicia y el resarcimiento del daño; haciéndoles un recordatorio de los Convenios suscritos internacionalmente y a nivel de ambos países;
 Asegurar el respeto de los derechos humanos de todas las personas migrantes y sus libertades. La migración se debe abordar desde una perspectiva de humanitaria y con un enfoque en
derechos humanos, procurando entender y contrarrestar sus causas profundas y evitando, entre otros efectos, la persecución de los migrantes, la detención arbitraria, su confinamiento en centros de resguardo, asegurando el acceso al sistema de procuración de justicia, en caso de abusos de parte de las autoridades locales, o como víctimas de delitos; y acelerando los casos de juicio aun no dictados contra migrantes;
 A los Gobiernos de Centroamérica y entidades como: PARLACEN, OEA, SICA, emprender acciones conjuntas y contundentes que atiendan el tema migratorio desde una perspectiva de
derechos humanos considerando sus causas y consecuencias estructurales; De forma muy especial agradecemos a los medios de comunicación que siempre han estado a par de
nosotros uniendo esfuerzos para visibilizar nuestro dolor, sufrimiento, lucha y conquistas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.