91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

JuanPNunezEl programa Casa Verde, de la Fundación Manantial, ha mejorado "significativamente" la adaptación familiar de los hijos de personas con trastorno mental, según el informe preliminar realizado por Juan Pedro Núñez Partido, Director del Departamento de Psicología de Comillas. Este proyecto, único a escala nacional y prácticamente sin referentes internacionales, que atiende a personas con una enfermedad mental grave y acceden a la paternidad o la maternidad, o se encuentran en situación de vulnerabilidad psicológica que pone en riesgo los cuidados y la relación afectiva con sus hijos, "supone un salto cualitativo en la intervención eficaz y de alto nivel de impacto para prevenir trastornos mentales, problemas de desarrollo y desajustes emocionales en niños y adolescentes", afirma Núñez Partido.

El Departamento de Psicología de Comillas consideró, desde el principio, que era extremadamente relevante colaborar en la adecuada evaluación de los resultados de Casa Verde, porque "inevitablemente será un referente para aquellos centros que en el futuro quieran ofrecer una atención parecida. Y para garantizar el rigor y la fiabilidad de las conclusiones, era fundamental que una entidad independiente y con expertos investigadores, como es el caso de nuestra universidad, asumiera la responsabilidad de analizar objetivamente los datos", añade.

Los resultados alcanzados por el proyecto "no pueden ser más alentadores, ya que prácticamente en todos los indicadores se aprecia una clara mejoría en el desarrollo y evolución de los niños", afirma Núñez Partido, cuyo primer informe de evaluación explica los aspectos técnicos fundamentales de la investigación que se está llevando a cabo y los primeros indicadores sobre la eficacia de la intervención que se han recogido a modo de test de prueba, a la espera de que finalice el estudio completo y se puedan presentar los resultados y conclusiones definitivos.

Tras seis meses en Casa Verde, "los participantes mejoran su lenguaje receptivo, su motricidad, su conducta adaptativa y su desarrollo social emocional", por citar algunos indicadores que ha manejado el estudio. Casa Verde supone "un salto cualitativo en la intervención eficaz de la prevención de los trastornos mentales, los problemas de desarrollo y los desajustes emocionales". Sus líneas básicas de intervención se centran en trabajar con los padres las atenciones y cuidados del menor, consolidar la transmisión afectiva y mejorar las competencias emocionales, cognitivas y conductuales del hijo, señala Núñez Partido.

La investigación va más allá de una intención evaluadora, destaca el experto de Comillas. "Buscamos identificar las variables, tanto de personalidad como relacionales, que determinan el perfil idóneo para beneficiarse del programa al máximo posible. Nuestra hipótesis primordial es que el programa mejorará significativamente el desarrollo y la adaptación familiar de los beneficiarios del proyecto, del que se espera conseguir: que aumente la calidad e intensidad del vínculo de apego entre los hijos y sus padres, una clara mejoría en el desarrollo evolutivo de los niños pequeños a pesar de las limitaciones de sus padres y madres, y que las diferencias en personalidad afecten de forma significativa, tanto al ejercicio de la paternidad y la maternidad, como al grado de mejora alcanzado al finalizar la intervención".

Núñez Partido subraya que las perspectivas del proyecto "son muy positivas" y pueden servir como "orientación, en el futuro, a profesionales médicos, así como abrir nuevas líneas de investigación en la prevención de los trastornos mentales".

Desde su inicio en abril de 2011, Casa Verde ha atendido a 66 niños de 57 familias, con un total de 144 personas entre mujeres embarazadas, niños, padres, madres y abuelas. La atención recibida va desde psicoterapia y apoyo durante el embarazo hasta asesoría en la búsqueda de empleo, todo ello con el propósito de compensar los posibles déficits derivados de la crianza y el cuidado de los hijos de personas con enfermedad mental, así como para apoyar y orientar a las familias y prevenir posibles situaciones de riesgo en los hijos, con el objetivo final de procurarles una mejor calidad de vida.

Los niños atendidos tienen dos perfiles diferenciados. Los de cero a dos años no están escolarizados, viven con sus padres y presentan retrasos en su desarrollo madurativo; y los de tres a cinco años van al colegio, viven con su madre o su abuela y la madre presenta síntomas depresivos o de aislamiento. En el caso de las madres, el perfil de las embarazadas es el de una mujer cercana a los 30 años, casada, de nacionalidad española, que vive con su marido en su propio hogar, que trabaja y tiene ingresos propios". En este grupo se ha atendido a 18 personas. Otras 57 son madres, españolas o inmigrantes, cercanas a los 30 años, solteras o separadas que viven con sus padres y no trabajan. También se ha prestado apoyo a 16 padres y cinco abuelas.

El proyecto se desarrolla a través de un convenio de colaboración entre el Servicio Madrileño de Salud, el Ayuntamiento de Madrid y la Fundación Manantial, y cuenta con el apoyo del Ministerio de Sanidad, Políticas Sociales e Igualdad y de la Fundación Caja Madrid.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.