91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

El diplomático estadounidense Marc Ward analiza en Comillas las dificultades para hacer llegar ayuda humanitaria al interior de Siria

Aunque pueda parecer sorprendente, hay localidades en el este de Siria por las que la guerra ha pasado de largo y funcionan con relativa normalidad. Y aunque el reto está en llevar la ayuda humanitaria a las zonas donde el conflicto se recrudece, estas localidades, aparentemente en situación tranquila y donde los colegios funcionan, también necesitan ayuda. Marc Ward, un experimentado diplomático estadounidense con más de 30 años de servicio, dio algunas claves durante la charla "The Challenges of Providing Assistance in the middle of active conflict – Syria" y puso sobre la mesa las dificultades que tienen los diferentes países para hacer llegar la ayuda humanitaria a las zonas de conflicto.

“La lucha armada acaba con la ayuda humanitaria sobre el terreno porqSiria WEBue las organizaciones no quieren que sus miembros mueran”, espetó Ward ante un auditorio repleto de estudiantes. “Todos los lugares a los que llegaba ayuda humanitaria en Siria de repente fueron tomados por ISIS, que empezó a interferir en estas ayudas. Al principio, hace dos años, no interferían, pero ahora la situación es muy complicada”, admitió. Y reveló que hay un sector de ayuda humanitaria en el que ISIS no interfiere: el sanitario. “Permiten la presencia de doctores para tratar a mujeres y niños porque ellos no saben nada de cómo hacerlo”.

Ward dirige y coordina desde Turquía toda la ayuda humanitaria estadounidense a Siria, desde el  Syrian Transition Assistance and Response Team (START), del Departamento de Estado de Estados Unidos, desde donde se coordina la asistencia civil estadounidense a países de Oriente Medio en procesos de transición democrática. Desde esa posición, dijo que se valen de organizaciones locales para distribuir esas ayudas, que no están identificadas con la bandera de ningún país “para no poner en riesgo a las ONG”. De esa manera, gracias a gente local sobre el terreno y a las redes sociales que utilizan, Estados Unidos sabe si la ayuda que proporciona, valorada en millones de dólares, está llegando a su destino.

El diplomático norteamericano, que se mostró contrario a la creación de campos de refugiados planificados por los problemas de salud que acarrean, se mostró a favor de que los jóvenes y los más capacitados se queden en el país para ayudar a su reconstrucción en el futuro. “No hay que presentar a los países vecinos de manera atractiva”, y añadió que se está prestando ayuda a las ciudades “en paz”, con formación sobre cómo gobernar una ciudad (los responsables políticos se han marchado), ambulancias, generadores eléctricos y con dinero para los funcionarios públicos, que deben mantener en marcha las estructuras de estas ciudades. “También se proporcionan alimentos al ejército de liberación, pero no armas”, puntualizó Ward.

La conferencia estuvo organizada por el Doble Grado en Relaciones Internacionales y Traducción e Interpretación de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.