91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Comillas mostró cómo era la cocina en época de Cervantes y exhibió algunas de las ediciones del Quijote con mayor valor histórico de su fondo bibliográfico

CERVANTES INTERIOR WEBCon motivo del cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, Comillas se unió a las celebraciones con un recorrido por la gastronomía y recetas de la época del Quijote, y con la muestra de ejemplares de el Quijote de elevado valor histórico de entre los siglos XVII y XVIII, custodiados celosamente por la universidad.

La cita fue en la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales. Allí se preparó un menú cervantino compuesto de pisto manchego, conejo al ajillo y flores manchegas, aunque también se pudieron degustar migas, sopa castellana, duelos y quebrantos, y zurra, una especie de sangría de la época. Todos los platos se exhibieron en una mesa decorada con vajilla de barro, imitando a la que se utilizaba a finales del siglo XVI y principios del XVII. Los alumnos probaron después las creaciones de los cocineros y alabaron el sabor y la presentación.

Sobre las particularidades de la cocina en época cervantina habló Javier González, historiador de Comillas y experto en el Quijote, durante la charla “La cocina en tiempos del Quijote”, en la que analizó los ingredientes, algunas recetas, qué comía el vulgo y los reyes, y de qué manera la comida reflejaba la sociedad española de la época, además de mostrar la forma en la que Cervantes introdujo el retrato de la cocina en las páginas de su obra.

González también contó curiosidades de los desayunos de la época; porqué se tomaba aguardiente; cómo se transportaba el pescado desde los puertos hasta Madrid; lo que se comía en galeras (la mazamorra, un pan muy duro); los problemas estomacales por comer tanta legumbre, y el vino. “Las denominaciones de origen vienen de esta época: ya lo dice Cervantes en “El licenciado vidriera”, donde incluye un listado de los buenos vinos que hay en España y en donde deja claro que el mejor es el de Esquivias (Toledo), porque su mujer era de allí”, recalca González.

Los expertos de la biblioteca de Comillas también quisieron celebrar esta fecha exhibiendo varios ejemplares del Quijote, los más antiguos, raros o con más valor histórico, de su fondo bibliográfico. De entre las 152 ediciones de la obra cumbre de Cervantes, datadas entre los siglos XVII y XXI, que se guardan celosamente en la universidad, se pudo ver, entre otras, la edición contrahecha de 1668, o la de Ibarra de 1780, en cuatro volúmenes, con papel de excelente calidad y con tipos realizados ex profeso y con un mapa que muestra el recorrido de Alonso Quijano durante el libro. También la edición de Gabriel Sancha de 1797, una de las mejores ediciones del Quijote, y la impresa en miniatura por Jules Didot l’Ainé en Francia, similar a las que se había editado en Inglaterra con las obras de Shakespeare.

Además, Comillas muestra en una exposición virtual información, fotos y vídeos sobre la obra, y algunas de las ediciones más importantes.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.