91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

La Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad presentó en Comillas su Observatorio anual que incluye datos menos optimistas que en ediciones anteriores

Observatorio Catedra BP WEB INTERIORLas conclusiones del Observatorio 2015 de Energía y Sostenibilidad de la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad de Comillas no dan mucho lugar al optimismo. De acuerdo con la mayoría de los indicadores, el sistema energético español vuelve a una senda de menor sostenibilidad: el consumo de energía final en España vuelve a crecer; aumentan las emisiones de CO2, la dependencia exterior y algunos precios energéticos domésticos, y hay un repunte del uso del carbón que, en cuestiones de sostenibilidad, se compensa en parte con un buen año hidráulico y el aumento de las renovables.

El Observatorio 2015 de Energía y Sostenibilidad fue presentado en Comillas por Pedro Linares, Vicerrector de Investigación e Internacionalización; Ignacio Pérez Arriaga, Director de la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad, y Enrique González, Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de BP. El texto, que analiza datos oficiales de 2014 y lleva realizándose ininterrumpidamente desde 2002, también tiene datos para el optimismo.

El informe constata una bajada de emisiones de otros contaminantes que no son CO2, un 14% menos de SO2 y un 3% menos de NOx, a pesar de que el transporte de pasajeros, el que mayor contribución tiene en la emisión de gases de efecto invernadero y más energía consume (un 42% del total y un 48% del total de emisiones), rompe su tendencia a la baja observada otros años, debido, sobre todo, al crecimiento del transporte aéreo, que alcanza el 9,4% de la movilidad de pasajeros.

Otro de los datos destacables es el aumento del 18% en el uso de carbón, frente a la bajada del 9% de consumo de gas natural, que ha sido compensado por un buen año hidráulico y el ascenso en la utilización de la energía solar. En este sentido, Ignacio Pérez Arriaga, Director de la Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad, que hizo un análisis de las políticas recientes en cuestiones energéticas, dio gracias a que “tenemos a la Unión Europea que está alineada con un modelo energético más sostenible y marca la dirección a España en materia energética”. Respecto a las energías alternativas, Arriaga lamentó que la inversión en renovables se haya desactivado en los dos últimos años. “Hemos pasado de ser líderes a que la UE nos avise de que no estamos cumpliendo los objetivos marcados para 2020”, dijo.

Aun así, el informe aprecia una reducción del 4% del gasto energético en energía primaria, aunque ha venido derivado de la bajada generalizada de los precios de los combustibles a nivel internacional. Sin embargo, desde el punto de vista de la sostenibilidad, los ponentes coincidieron en que el modelo energético español continúa presentando importantes desafíos respecto a la eficiencia económica, la dependencia energética exterior o al impacto medioambiental, y solicitaron la puesta en marcha de una política energética estable, que proporcione señales adecuadas a los agentes, y que contribuya a avanzar hacia la sostenibilidad del sector.

Según se lee en el informe, seguimos sin contar con una política de Estado, un consenso acerca de la transición energética necesaria. La regulación del autoconsumo eléctrico es un buen ejemplo del clima actual: ausencia de acuerdo y no aprovechamiento de los pasos correctos que sí se están dando en materia de facturación horaria de la electricidad. “Se necesita eliminar los cargos regulados en la tarifa y diseñar otras según perfiles individuales”, recomendó Pérez Arriaga.

La presentación del informe contó con la presencia de Teresa Ribera, Directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI) de París, que analizó el acuerdo sobre el clima alcanzado en la capital gala a finales de 2015. “París estuvo por encima de toda expectativa respecto a cómo luchar contra el cambio climático, pero es insuficiente respecto a lo que se debe hacer”, dijo.

Por su parte, Enrique González, de BP, alabó el trabajo de la cátedra por su labor de desarrollo de un modelo energético más sostenible, y repasó algunos datos y retos energéticos globales, entre los que destacó que en 2035 habrá un aumento del 33% en el consumo de energía y que el 86% de la que se consume en el mundo procede del petróleo o carbón. “Se debe mejorar la eficiencia energética en todos los sectores, ya que así se reduciría un 50% las emisiones”.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.