91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Confer-Fliedner-grandeLa Cátedra de Ciencia Tecnología y Religión de Comillas y el Centro de Ciencia y Fe de la Fundación Federico Fliedner organizaron su primer acto académico conjunto, la V Conferencia Fliedner de Ciencia y Fe, en la que el profesor Dominique Lambert habló de "Ciencia y fe en Lemaître, el padre del Big Bang". En el acto participaron también Camino Cañón, Directora de la cátedra; Pedro Zamora, profesor de Teología en la Facultad de Teología SEUT, de la fundación, y en Comillas; Pablo de Felipe, Coordinador del Centro de Ciencia y Fe, y Eduardo Riaza, Director del Departamento de Física del Colegio Retamar.


En su intervención, la profesora Cañón explicó el sentido de esta colaboración académica entre Comillas y una institución protestante, como la Fundación Federico Fliedner. "Las cuestiones sobre ciencia y religión convocan a científicos y creyentes de todas las religiones. La gran actividad generada por la Fundación Templeton de Estados Unidos, en todo el mundo, es una buena muestra de ello", aseguró. De hecho, la universidad acogió en 2008 un congreso mundial financiado con fondos de esa fundación, que demostró la posibilidad de compartir problemas y búsquedas que afectan a todas las religiones, como las relaciones entre la fe y la ciencia, que son compartidas por las diversas denominaciones cristianas. "El acto de hoy es una expresión de la voluntad de nuestra cátedra de colaborar con las iniciativas de otras iglesias cristianas, en particular con la tradición protestante representada en España para estas cuestiones por la Fundación Federico Fliedner", añadió.


Pedro Zamora, que expresó su satisfacción por la colaboración entre la universidad y la fundación, señaló que el Centro de Ciencia y Fe nació con el deseo de contribuir, desde el ámbito académico protestante, al estudio de las relaciones entre ambas realidades. La fundación, señaló, está al servicio de la sociedad española a través de la acción social, educativa y divulgadora. La organización conjunta de la conferencia responde al espíritu ecuménico, "signo de la fraternidad necesaria", aclaró.


Dominique Lambert, catedrático en la Universidad de Notre-Dame de la Paix (Bélgica), es autor del libro Ciencia y fe en el padre del "Big Bang", Georges Lemaître, que se presentó en la conferencia. En su intervención, comenzó repasando la vida de este sacerdote católico y astrofísico belga, que desde la adolescencia decidió seguir los caminos de la ciencia y la fe. Entre sus contribuciones científicas, Lambert destacó las tres mayores: su explicación de la conocida como Ley de Hubble, "en el universo en expansión de Lemaître no son las galaxias las que se mueven, sino que es universo el que se hincha y lleva a las galaxias que están posadas sobre él"; su cosmología del Big Bang y la hipótesis del átomo primitivo, "un día sin ayer, ya que ayer no existía en el espacio" y, por último, la idea de que existe una radiación fósil que aporta información sobre el principio del universo, "rayos cósmicos, muy energéticos, provenientes del átomo primitivo".


"Era un gran científico, un creyente muy profundo y un sacerdote muy comprometido", afirmó. Lemaître tenía una vida espiritual y sacerdotal muy intensa, pero tuvo mucho cuidado de no hacer concordismo e insistía en la independencia de la ciencia y la religión. Convencido de que ciencia y religión son dos caminos diferentes y complementarios que convergen en la verdad, decidió seguir ambos, sin caer en la "esquizofrenia intelectual".


Su postura tiene resonancias de Santo Tomás de Aquino, que distingue creación de origen, y del Deus Absconditus, o Dios escondido, de Pascal, que ayudan a explicar su hipótesis del átomo primitivo, origen del Big Bang. Para Lemaître, el estado inicial del universo no debe confundirse con la creación en un sentido teológico, sino que se trata de un origen natural. El comienzo del universo se sitúa justo antes del comienzo del espacio-tiempo, justo antes de lo físico; por tanto, no es una anterioridad cronológica sino lógica, explicó el conferenciante.


Lemaître, que fue miembro y Presidente de la Academia Pontificia de las Ciencias, demostró su "honestidad como científico y su humildad como sacerdote" cuando pidió al Papa que no utilizase su hipótesis del átomo primitivo, porque aún no estaba probada. Tal vez, señaló Lambert, estaba pensando de nuevo en su "teoría de los dos caminos", y no quería que se confundiese el átomo primitivo con el "hágase la luz".



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.