91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Impulsó una educación para la justicia en las universidades y colegios jesuitas

arrupePedro Arrupe, sacerdote jesuita y Propósito General de la Compañía de Jesús entre 1965 y 1983, murió en Roma el 5 de febrero de 1991. Hoy, 25 años después, su figura y, sobre todo, su legado, siguen presentes en el mundo a través de las obras jesuitas.

"Si tuviera que elegir alguna idea central para expresar la acción y el pensamiento del P. Arrupe creo que ésta sería 'inculturación', que él siempre comenzaba por la 'inculturación personal interior' tal como su experiencia de vida le había enseñado -asegura Julio L. Martínez, SJ, Rector de Comillas-. En el centro de la 'inculturación' está la persona: la persona de Jesús, el Hijo enviado desde el diálogo de amor en la comunidad de personas que es Dios, para hacer redención de un mundo con en tanta diversidad y tanta dificultad (el misterio de la encarnación). Y las personas de carne y hueso que son las que entran en los diálogos de culturas y religiones, y las únicas que pueden cambiar las estructuras injustas. De ahí su clamor por la 'educación para la justicia' en las universidades y los colegios jesuitas; aquello que quedó inmortalizado en la frase 'hombres y mujeres para los demás'".

El Rector continúa, aplicándolo a la vida de la universidad: "el horizonte es articular una visión integral del ser humano y de la realidad –un humanismo—, pero no con una formulación abstracta e intemporal, sino según el lenguaje, el estilo y la índole profunda del tiempo y su(s) cultura(s): encarnarse para transformar. Por eso no pretende meramente el desarrollo socio-económico, ni solo la promoción de la justicia social a través de una transformación de las estructuras políticas y económicas, sino la verdad humana integral, que fundamenta y finaliza todas sus actividades docentes e investigadoras de orden científico, económico y político".

"En tanto que católica y jesuita, la universidad somete su producción cultural a los criterios evangélicos. El Evangelio, aunque encarnado en una cultura específica, tiene un contenido y una vigencia transcultural, pues expresa el sentido pleno de toda existencia humana en el misterio de Jesucristo. Por un lado, la universidad se vale del Evangelio para discernir los valores y contravalores hacia una nueva síntesis cultural. Por otro lado, a través de su actividad científica realiza la misión de la Iglesia 'inculturando' el Evangelio mediante las funciones universitarias, condición para la autenticidad del anuncio de la fe", concluye.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.