91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

20-traduccionLa historia de los primeros 20 años de estudios de Traducción e Interpretación en Comillas ha sido una crónica de éxitos. Por poner dos evidencias, a los siete años de su implantación, la universidad fue admitida en la Conferencia Internacional de Institutos universitarios de Traductores e Intérpretes (CIUTI), el club de excelencia que engloba los mejores centros del mundo, y Comillas tiene un programa de doble titulación con la Universidad de Ginebra, considerada internacionalmente la de mayor prestigio y calidad en este campo académico, como manifestó el Jefe de Estudios del grado, José Manuel Sáenz Rotko, en la Jornada Internacional "20 años de Traducción e Interpretación en Comillas", en la que hubo dos invitados de excepción, Christopher Waddington y Beverly Rising, fundadores y sucesivos jefes de estudios de la carrera, ya jubilados.

La jornada, organizado el Departamento de Traducción e Interpretación con el subtítulo "Retos y desafíos para la investigación del futuro", fue inaugurada por Santa Lázaro, Vicedecana de Ordenación Académica de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, quien subrayó que, a lo largo de dos decenios, este título siempre ha sido un proyecto vivo en constante evolución que ha destacado por su enfoque innovador.

La Directora del departamento, Susanne Cadera, destacó el auge de la investigación en este campo en los últimos años, tanto en Comillas como en el marco europeo, dado que, como ella misma recordó citando a Umberto Eco, "la lengua de Europa es la traducción".

A continuación, intervino el profesor Sáenz Rotko, que resaltó la altísima tasa de inserción laboral de este título. "Los egresados de Traducción e Interpretación de Comillas cotizan alto entre los empleadores porque saben solucionar los retos profesionales a los que se enfrentan en su puesto de trabajo desde el primer día", aseguró.

Tanto la pertenencia a la CIUTI, en la que Comillas fue la primera de las dos universidades españolas admitidas hasta ahora, como el programa de doble titulación con la Universidad de Ginebra "son expresiones evidentes de que Comillas, en menos de 20 años, ha sido capaz de ponerse a la altura de los mejores centros universitarios en Traducción e Interpretación del mundo. Constatarlo nos llena de satisfacción. Al mismo tiempo, es una garantía para las personas que deciden formarse en Comillas de que han elegido una de las mejores opciones", agregó.

Al repasar la evolución del título, desde su implantación en 1993, Sáenz Rotko mencionó la doble titulación con Relaciones Internacionales, para apuntar que "el perfil profesional de los graduados de esta combinación de estudios sea de los mejor preparados del mercado para hacer frente a la traducción e interpretación al más alto nivel, también institucional. Según los datos ofrecidos por el Jefe de Estudios, con las 17 promociones que han salido de la facultad, el número de egresados alcanza la cifra de 962. De ellos, 850 (88 por ciento) son mujeres y 112 (12 por ciento) hombres. Este año se superarán los mil titulados con la que será la promoción más numerosa, con más de 80 graduados previsibles, entre el grado y el doble grado.

Aproximadamente un 35 por ciento de los alumnos han llegado de fuera de la Comunidad de Madrid, provenientes de todo el territorio español, a excepción de cuatro provincias (Girona, Lleida, Huesca y Teruel). Los titulados de Comillas trabajan en los ámbitos más variados de la comunicación multilingüe, continuó Sáenz Rotko. Un buen número ejerce como traductores o intérpretes en diferentes organismos de la ONU o de la UE (Comisión, Parlamento o Tribunal de Justicia). Otros muchos están en el sector privado y algunos han fundado sus propias agencias de traducción, que se han consolidado. Otros se han dedicado a la enseñanza de idiomas, bien de lenguas extranjeras en España o de español en el extranjero. Y los hay que trabajan en el sector editorial, de la comunicación empresarial, el marketing, el turismo y muchos otros campos.

20-traduccion-hChristopher Waddignton rememoró momentos interesantes del nacimiento de lo que entonces fue ya una carrera de cuatro años. Su primera propuesta fue crear un título en el área de "empresariales e idiomas", dentro de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales (ICADE), pero fue rechazada por su proximidad al graduado en Ciencias Empresariales Europeas. Por eso, se reorientó hacia la licenciatura en Traducción e Interpretación, que acaba de aprobarse oficialmente.

El segundo momento fue cuando tuvieron que iniciar las clases en el sótano del edificio de Alberto Aguilera, 23, porque no había más espacio, y hubo que esperar al tercer curso para trasladar los estudios a la calle Quintana. El tercer momento tuvo que ver con la elección del tercer idioma. Desechadas las opciones de ruso, chino y árabe, por las dificultades que pudieran surgir para los intercambios, el Rector le persuadió de que eligiera el japonés. El cuarto momento recordado por Waddington está relacionado con la contratación de los profesores de interpretación que, según dijo, consiguieron más de lo que pidieron. Esa experiencia le enseñó que "nunca hay que negociar con intérpretes en grupo, siempre por separado". Y un quinto momento fue cuando cuatro graduados de Comillas superaron el exigente examen del Servicio de Interpretación de la Comisión Europea, que desmontaba la tesis de las organizaciones profesionales de intérpretes, según las cuales su formación debía ser de postgrado, y no de grado. Ese logro demostraba que los profesores de interpretación estaban acertados en las condiciones que demandaban, señaló Waddington, quien terminó dando las gracias a todos los que creyeron en el proyecto, hace 20 años, y contribuyeron a hacer realidad este particular sueño.

Por su parte, la profesora Rising, recordó que muy pocos profesores eran doctores, y hubo que hacer un gran esfuerzo para que se doctoraran, y mostró su satisfacción por el número y la calidad de las investigaciones desarrolladas, muchas de ellas compartidas con las tareas docentes.

El resto de la jornada se centró en la presentación de los distintos proyectos de investigación e innovación docente que están en marcha en la universidad. Susanne Cadera y José Luis Aja hablaron sobre la traducción de sonidos, sentidos y gestos en la novela, dentro del proyecto Tradif. Ana María Roca y Andrea Schäpers trataron sobre las retraducciones del proyecto Retrades. Lola Rodríguez y Elena Aguirre abordaron los principales avances en la didáctica de formación de intérpretes, que se concretan en la aplicación de un enfoque metacognitivo en el proceso formativo, que forma parte de los proyectos Orcit e Interp. Y Susan Jeffrey y Pilar Úcar expusieron el proyecto Interculturalidad, referido al estudio de las divergencias culturales y lingüísticas para la traducción.

Por la tarde intervinieron los profesores Martin Forstner y Hannelore Lee-Jahnke, de la CIUTI; el investigador Yves Gambier, de la Universidad de Turku (Finlandia), y las doctoras Camino Gutiérrez Lanza, de la Universidad de León, y Belén Santana López, de la Universidad de Salamanca.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.