91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

La universidad acogió un congreso sobre alternativas a la prisión en salud mental

Conferencia Virginia BarberNueve de cada diez personas con trastorno mental grave que cumplen su condena fuera de los centros penitenciarios no vuelven a delinquir. Esta es una de las principales conclusiones que se pueden extraer de la jornada “Alternativas a la prisión en salud mental: soluciones jurídicas para la inclusión social", organizada por Fundación Manantial y celebrada en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, con la colaboración de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales

Según Fundación Manantial, una de las principales entidades de referencia en la atención sociosanitaria de la salud mental en España, todavía existe un gran desconocimiento sobre las medidas alternativas a la prisión. De acuerdo con los datos de Instituciones Penitenciarias, el 4,3% de los internos en cárceles españolas tiene un trastorno mental grave. El objetivo de las medidas alternativas es evitar que las personas con estas patologías ingresen en prisión, promocionando programas específicos, como los trabajos en beneficio de la comunidad, y colaborando en la atención de los que están privados de libertad.

Virginia Barber-Rioja, antigua alumna de Psicología y directora clínica de los servicios de salud mental en Rikers Island (Nueva York), la segunda prisión más grande de Estados Unidos, expuso el funcionamiento de los programas alternativos a la prisión que se aplican en EE UU, destacando que las enfermedades mentales no están dentro de los ocho factores de riesgo criminal que son cruciales para determinar la probabilidad de que una persona cometa un delito, y que “más del 90% de las personas con enfermedad mental grave no comete ningún delito a lo largo de su vida”.

“Las personas con trastorno mental a menudo tienen cargas penales más elevadas que el resto de la población y utilizan menos los recursos alternativos, lo que impide su recuperación y reinserción social”, afirmó Javier Pallarés, director del Plan de Ámbito Penitenciario de Fundación Manantial. “Los centros penitenciarios que cuentan con la colaboración de entidades del tercer sector, tienen una mayor facilidad para cambiar las penas de prisión por el cumplimiento de medidas alternativas. Es necesario invertir en estas medidas frente a la institucionalización del sistema penitenciario”, concluye.

Durante la jornada, los ponentes desmontaron algunos tópicos presentes en la sociedad y que incrementan los estigmas sociales que padecen las personas con trastorno mental grave. Por ejemplo, José María López Fernández, coordinador técnico del Programa de Apoyo Social y Mediación Comunitaria de Fundación Manantial, destacó que las personas con trastorno mental grave están más expuestas a sufrir la violencia como víctimas que como agresores, subrayando que “la población general comete cinco veces más delitos que la población con problemas de salud mental”.

Por parte de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, participaron la decana Susanne Cadera, encargada de inaugurar la jornada, y Daniel Gil Martorell, profesor del departamento de Trabajo Social, que habló de los trabajos en beneficio de la comunidad y la mediación como medidas alternativas al ingreso en prisión. 



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk