91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

El documento “Crisis de solidaridad. Solidaridad ante la crisis” propone una serie de medidas para impulsar la solidaridad de ciudadanos e instituciones

Solidaridad ante la crisis WEB 2La Compañía de Jesús se muestra preocupada ante la crisis de solidaridad que estamos viviendo. Esa es una de las conclusiones del extenso informe “Crisis de solidaridad. Solidaridad ante la crisis”, elaborado por los jesuitas. Esto se debe, según el texto, a que “se han generado reacciones insolidarias”. “La crisis ha sido un estímulo para justificar la insolidaridad”. Además, “los jesuitas piden una regeneración de la vida pública y de la calidad institucional, y muestran su preocupación por los casos de abusos y corrupción, y por la crisis eco-social que estamos viviendo.

En la presentación del informe estuvieron presentes Ana García-Mina, Vicerrectora de Servicios a la Comunidad Universitaria y Estudiantes; Daniel Izuzquiza, SJ, Director de entreParéntesis y Razón y Fe; Raúl González Fabre, SJ, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de Comillas ICADE, y Cristina Manzanedo, abogada del Servicio Jesuita a Migrantes SJM-España.

El documento pretende compartir reflexiones sobre la sociedad y a la política. Para Izuzquiza, "es un documento pre-político, o metapolítico: quiere analizar, dar orientaciones y no tanto propuestas específicas para la legislatura". Pero, hace falta un cambio, una renovación. “Este 2015 está siendo  marcadamente electoral y supone la irrupción y asentamiento de los partidos emergentes. Más allá del resultado final del 20 de diciembre se respira ya otro aire. Si eso se va fraguando puede ser un paso relevante en la modificación de estados de opinión, en cuestiones de transparencia o de democracia interna de los partidos”, apuntó Izuzquiza. 

A pesar de ello, los jesuitas hacen sus propuestas en un decálogo dirigido tanto a la ciudadanía, como a la sociedad civil y al Estado para promover “una ciudadanía comprometida con la solidaridad, un tejido social que construye solidaridad, y unas políticas públicas renovadas para fortalecer la solidaridad”.

Más Europa y menos “mercaderes”

Entre estas ideas, destaca la promoción de una cultura de la solidaridad; el fortalecimiento de la sociedad y la economía civil; la renovación del estado social, y una educación universal de calidad que elimine desigualdades y discriminaciones. Asimismo, el documento solicita políticas sociales de lucha contra la pobreza; una regeneración de la vida pública y del liderazgo institucional; el cuidado del entorno, y “más Europa”, como dijo Izuzquiza durante la presentación.

En el plano europeo, los jesuitas consideran en el documento que “crece la sospecha de que interesa más ‘la Europa de los Mercaderes’ que ‘la Europa de los ciudadanos’”, y en el plano global interpretan que “no tiene sentido reforzar fronteras y levantar muros”, y que “mientras no haya una instancia de gobierno mundial que sirva de control al poder de los grandes agentes económicos, estaremos abocados a la globalización de la indiferencia y no la de la solidaridad”.

En este sentido, Cristina Manzanedo afirmó que “vivimos en un mundo vallado para las personas”, y advirtió que “terrorismo y refugiados son dos fenómenos diferentes y confiamos que unos actos terroristas no  sirvan de excusa para paralizar la acogida a refugiados”.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.