91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

La universidad acoge la presentación del número monográfico de Razón y fe dedicado a la ecología

Razon-y-fe6"La encíclica del Papa analiza, de manera implacable, cada uno de los problemas ambientales desde una perspectiva de la ciencia ecológica". Esta fue la conclusión de Pedro Linares, Vicerrector de Investigación e Internacionalización de Comillas, durante el encuentro "¿Una encíclica ecologista?", celebrado en la universidad, con motivo de la presentación del último número monográfico de Razón y fe, dedicado a la ecología. Linares apuntó, además, que hay dos grandes mensajes de Laudato si' que resuenan particularmente en Comillas: el saber no es neutro y que todo está relacionado. "Desde Comillas llevamos muchos años defendiendo que lo importante no es tanto lo que se sabe si no bajo qué valores se plantea. Con respecto a lo segundo, hace tiempo que somos conscientes de la necesidad de la interdisciplinaridad de los saberes", señaló el Vicerrector.

Junto a Linares, participaron en el encuentro, Yayo Herrero, ecologista y Directora de la fundación FUHEM, y José Luis Segovia, antiguo alumno de Comillas y teólogo.

Durante su intervención, Yayo Herrero apuntó que el ecologismo social y la encíclica tienen muchas confluencias: "ambos coinciden en la crisis climática, la desigualdad en el acceso y explotación de los recursos, el desarrollo de un modelo productivo que pretende crecer ilimitadamente en un planeta finito o el exceso de velocidad del sistema actual. Pese a que nos sentimos cómodos con la encíclica, creemos que hay algunos puntos de debate, principalmente, que el crecimiento demográfico ilimitado puede ser un problema para la sostenibilidad y que no se destaque el papel de las mujeres en el texto", concretó.

Segovia, por su parte, señaló que Laudato si' "es un documento de eco justicia. Este texto supone un avance cualitativo en la doctrina social de la Iglesia y, a través de él, el Papa está consiguiendo que creyentes y no creyentes nos encontremos y tengamos muchos puntos de confluencia". El teólogo destacó, entre otros rasgos de la encíclica, la claridad del lenguaje empleado, la idea de justicia intergeneracional, la vocación de diálogo o la reivindicación de lo cotidiano.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.