91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Semanaignacian-tercera conferencia-002La tercera sesión del ciclo "Jesuitas. Fundación y Restauración" tuvo como ponente invitado a Josep María Rambla, SJ, teólogo especialista en espiritualidad ignaciana y miembro del centro de estudios Cristianisme i Justicia, al que presentó el profesor de Comillas José García de Castro, SJ, quien lo definió como "maestro de profesores y maestro de maestros". En su conferencia sobre Pedro Fabro, Rambla destacó que estamos ante una persona de gran facilidad para la amistad y dotado de especiales cualidades para la conversación, unas características que trasladó a su quehacer apostólico. "Amistad y conversación son dos rasgos que suscitan interés en nuestra sociedad e Iglesia, en mi opinión, porque son dos déficits notables", afirmó.


Rambla contó que Fabro era uno de los discípulos de Ignacio que mejor entendió su espíritu, y el primero que recibió el encargo de dar ejercicios. Los ejercicios de San Ignacio son una escuela de afectividad, apuntó, y la conversación resulta fundamental, tal vez por eso, el saboyano estuvo tan pronto preparado.


Los primeros jesuitas eran "amigos en el Señor" y esa era una amistad afectuosa, cálida, con expresiones sensibles, una amistad muy humana, explicó el teólogo. Para Rambla, el gran problema del cristianismo no es que seamos muy humanos, sino que lo somos muy poco, mientras que "Fabro era muy humano en su amistad, y divino en lo humano". Esta amistad era la base de su apostolado: "Su amistad era apostólica y su apostolado, amistad", apuntó.


Rambla planteó qué significan los carismas de la conversación y la amistad de Fabro para el mundo actual, una cuestión que, a buen seguro, dijo, el Papa Francisco tuvo en mente al ordenar su canonización. El ponente hizo un llamamiento a recuperar la amistad en la vida cotidiana, pero también en la vida pública. "La imagen de nuestra Iglesia no se caracteriza por la amistad", reconoció, y pidió recuperar "la energía la amistad con la gente". A la vez, "deberíamos cultivar una palabra que no recrimina ni aleja, sino que invita..., palabra que haga verdad el gozo del Evangelio".



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.