91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

El acto celebró el premio Templeton al filósofo y teólogo Jean Vanier

La-espiritualidad-de-las-peJean Vanier ha sido fundamental para que las personas con discapacidad encontraran un sitio en el que vivir su fe. Esa es una de las conclusiones que se extrajeron de la mesa redonda "Cada persona es una historia sagrada. La espiritualidad de las personas con discapacidad intelectual y su lugar en la Iglesia a la luz del pensamiento de Jean Vanier". La jornada, organizada por la Cátedra de Familia y Discapacidad: Telefónica-Fundación Repsol-Down Madrid de la universidad, celebró la reciente entrega del prestigioso premio Templeton al filósofo y teólogo canadiense, un galardón que premia a aquellas personas que trabajan por la espiritualidad y que en anteriores ediciones recibieron figuras de la talla de la Madre Teresa de Calcuta o el Dalai Lama.

El acto comenzó con la presentación de la mesa a cargo de Ana Berástegui, directora de la cátedra. Javier Sánchez Villegas, traductor de Jean Vanier al español, comenzó el turno de intervenciones haciendo un repaso por la vida del filósofo nacido en Ginebra y creador de las fundaciones El Arca y Fe y Luz. Sánchez Villegas recordó que Vanier fue un pionero que "decidió vivir junto a personas con discapacidad en los años sesenta, una época en la que la visión de la discapacidad era muy diferente a la de ahora".

Tanto El Arca como Fe y Luz son grupos basados en la inclusión de personas con discapacidad intelectual. "Es importante mirar a la espiritualidad de las personas con discapacidad, aceptando su religiosidad y no ideologizándola. La experiencia espiritual ofrece un refugio seguro y también una base para explorar cosas nuevas", dijo Ignacio Boné Pina, SJ, profesor de Psicología en Comillas, y otro de los ponentes.

Por su parte, Miguel y Eneko Reyes, coordinador Provincial Fe y Luz Iberoatlántica y su hijo, hablaron de su experiencia personal dentro de una de estas comunidades. "Frente a la negación de la discapacidad o a la idea de que un persona con discapacidad es un castigo o un adorno, proponemos que los discapacitados mentales son un regalo al corazón de la comunidad. Estas personas son motores de unión que ayudan a disolver las tensiones grupales y que exigen mirar con unos ojos distintos a los de la sociedad actual, basada en el individualismo y el culto a la imagen", dijo Reyes.

El coordinador Provincial Fe y Luz Iberoatlántica remató su intervención reclamando mayor peso para la discapacidad dentro de la Iglesia: "Incluyamos a estas personas para que sean el lugar del encuentro con Dios". Emilio Cortes Calurano, antiguo alumno de TecnoDEMOS, también intervino durante la mesa y concluyó con una invitación: "En Fe y Luz todo el mundo es bienvenido, sean cuales sean sus capacidades".



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.