91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

IJdeclaración Unijes grandeLa última sesión del Ciclo de Diálogo "Por la regeneración de la vida pública de España", que organizan el Proyecto Universidad I+J y el Grupo de Ética de las Profesiones, se centró en el compromiso de la universidad. Anna Bajo, profesora de Recursos Humanos y de Ética y Responsabilidad Social de la Empresa, del Departamento de Gestión Empresarial; María Burzaco, profesora del Departamento de Derecho Público, y Carlos Prieto, Director de Comillas Solidaria, abordaron esta cuestión, moderados por Ana García Mina, Vicerrectora de Servicios a la Comunidad Universitaria y Estudiantes. Los ponentes coincidieron en que la universidad debe apostar por transformar la sociedad y hacerlo expresa y públicamente.


María Burzaco llamó la atención sobre la necesidad de leer la declaración de Unijes "Por la Regeneración de la vida pública" a la luz de las declaraciones de los últimos padres generales de la Compañía de Jesús, Arrupe, Kolvenbach y Nicolás. Como profesora de derecho, quiso detenerse en el concepto de "bien común", tan mencionado en el texto pero tan difícil de aprehender. "Tal vez el papel de las universidades sea definir ese bien común", planteó. En nuestras universidades, dijo, tenemos que unir el cariz ignaciano con lo que significa ser una buena universidad, desde una lógica académica, administrativa y de investigación, y citó al jesuita San Alberto Hurtado, para quien "la universidad debe ser el cerebro de un país, el centro donde se investiga, se planea, se discute cuanto tiene relación al bien común de la nación y de la humanidad. Y el universitario debe llegar a adquirir la mística de que en el campo propio de su profesión no es solo un técnico, sino el obrero intelectual de un mundo mejor".


Para Anna Bajo, la declaración es, sin duda, un texto inspiracional. "Igual que nosotros invitamos a las empresas a que analicen su contribución al bien común [desde la Cátedra de Ética Económica y Empresarial], es muy sano que la universidad como organización se plantee cuáles son nuestras responsabilidades en esta sociedad y qué tratamos de llevar a la práctica", afirmó. Como agente social con proyección deberíamos analizar los impactos que nuestra actividad diaria genera en alumnos, colaboradores, como empresas o instituciones, y universidades con las que trabajamos y competimos, "y sobre todo los impactos que la organización tiene con nuestro propio grupo humano, que afectan a nuestra vida". En su opinión, la solución está dentro de la propia universidad, que debe potenciar los espacios para encontrar las propuestas concretas que nos pueden ayudar a llevar a la práctica la voluntad de mejorar la sociedad. "Es necesario convertir en algo prioritario nuestra voluntad de influir, de cambiar", terminó diciendo.


"Mi percepción de esta universidad es de constante mejora. He visto a la universidad crecer y mi visión es optimista", aclaró Carlos Prieto, que conoce Comillas desde que era estudiante. A su juicio, la universidad ya había hecho público su compromiso con la sociedad en la declaración institucional. "Cuando uno pone por escrito convicciones serias, se compromete con lo que dice", y el documento de Unijes es un paso más, pero el compromiso social debe ir más allá de formar a gentes con conciencia, señaló. "¿Seríamos capaces de afirmar que a un antiguo alumno de Comillas se le distingue? ¿Más allá de la excelente formación profesional, tienen los antiguos alumnos un rasgo característico de personas preocupadas y ocupadas por una sociedad mejor? ¿Querríamos que fuera más explícito o nos da miedo significarnos?", preguntó. La universidad ha avanzado mucho en su compromiso social, por ejemplo en la investigación, pero aún queda camino por recorrer, y uno de los pasos necesarios es dar mayor visibilidad a lo que se hace en este sentido, "que seamos capaces de felicitarnos unos a otros porque estamos cumpliendo con una tarea social relevante, honesta y brillantemente. Que se note más el proyecto, que esté más presente", pidió. Cuando la excelencia profesional y la de los valores y virtudes personales sean las mismas, habremos cumplido nuestro objetivo, concluyó.


La sesión terminó con un debate, en el que los miembros de la comunidad universitaria presentes coincidieron con los ponentes en que la universidad debe transformar la sociedad, no solo con espacios y asignaturas específicas, sino de forma transversal en todos los contenidos docentes, de investigación y extensión universitaria.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.