91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Se presenta en Comillas la Instrucción Pastoral “Iglesia, servidora de los pobres”, con referencias a la pobreza, la solidaridad y la corrupción.

Mesa redonda Iglesia servidora de los pobres 15-6-201501El Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal, Monseñor Juan José Omella, aseguró en la universidad que “a los obispos nos duele el sufrimiento de la gente, sobre todo en esta crisis económica y de valores, porque tocamos de cerca el dolor”.

Omella, Obispo de Calahorra y la Calzada-Logroño, desgranó en Comillas ICAI-ICADE , junto al Rector, Julio L. Martínez, SJ, y los profesores José Manuel Aparicio y José Manuel Caamaño, los principales aspectos de la Instrucción Pastoral “Iglesia, servidora de los pobres”, publicada el pasado 24 de abril. El Obispo rechazó las críticas que se vierten sobre la Iglesia acerca de que los religiosos no abordan el tema de la pobreza. “Todos los obispos en nuestras diócesis hemos tocado este tema con intensidad en nuestras cartas pastorales”, recalcó.

El documento analiza los sectores sociales que más están sufriendo con la crisis (parados, jóvenes, ancianos…) y critica con dureza la corrupción, la idolatría de la lógica mercantil y el empobrecimiento espiritual instalado en la sociedad. Por eso, Omella dijo que el documento “quiere dar esperanza, valorar la primacía de la dignidad de la persona” y luchar por “poner la economía al servicio de ésta”.

El Papa, muy presente

Durante todo el acto, la presencia del Santo Padre fue constante. No en vano, José Manuel Caamaño, profesor del Departamento de Teología Moral y Praxis de la Vida Cristiana de la Facultad de Teología, comparó el documento de la Conferencia Episcopal con la Evangelii Gadium del Papa sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual. “Aunque el texto de Francisco no es un documento social, sí que tiene un contenido social, al igual que el texto de la Conferencia Episcopal”, dijo, y destacó que ambos documentos “ofrecen orientaciones de futuro” y que “tienen coincidencias formales en cuanto al estilo y el lenguaje, muy sencillo, nada académico y más directo, sin muchos excesos”.

Por su parte, el también profesor de la Facultad de Teología, José Manuel Aparicio, afirmó que “la pobreza es cada vez más compleja y poliédrica”, y que el documento de la Conferencia Episcopal “afronta un nuevo trabajo pastoral aún por desarrollar, porque desde 2007 la pobreza tiene un nuevo rostro y la pastoral no debe ser vista igual”.

Aparicio se refirió a la desigualdad como “un reto para activar dinámicas de participación social”. A este respecto, Omella reclamó a la política el bien común, “sin buscar el bien para el propio partido”. También reclamó el derecho a un trabajo digno y estable, una economía inclusiva y un pacto social contra la pobreza.

El Rector, que celebró la publicación de la Instrucción Pastoral “Iglesia, servidora de los pobres”, aseguró que el papel de la universidad es básico para servir a los más necesitados “por su servicio a la sociedad a través de la transformación del conocimiento”, y subrayó “la centralidad del pobre en la Iglesia, y Comillas quiere ser parte de su misión”.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.