91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

El ex Presidente de Uruguay, José Mujica, dio una charla magistral organizada por Comillas y Casa de América

Jose Mujica 29-5-2015José Mujica, ex presidente de Uruguay, dejó varios titulares en el acto organizado por la Cátedra de América Latina de Comillas en Casa de América de Madrid y al que asistió el Rector, Julio L. Martínez. SJ. “No sé si la globalización es buena o mala. Solo sé que es un hecho como mi carne y mis arrugas: no me gustan, pero me tengo que aguantar”, sentenció Mujica, quien añadió que “no tenemos estatura política para la civilización que hemos creado”.

En este sentido, criticó la falta de política en la globalización, y lamentó que “todos los países se preocupan de quién ganará sus elecciones, y eso tiene como consecuencia la aparición de problemas globales que no tienen gobernanza, como el avance de los desiertos o la desaparición de los glaciares”.

Mujica dedicó una gran parte de su intervención ante más de 300 invitados a los problemas medioambientales. “Estamos haciendo un gigantesco entuerto”, definió gráficamente, e insistió en que la crisis ecológica es consecuencia de la crisis política. “Empecemos a pensar como especie y a ser la parte consciente de este planeta”, solicitó.

Compromiso con los pobres

El Rector de Comillas definió a Mujica como “un hombre sabio y comprometido, referente de la política y una personalidad ejemplar, que lanza mensajes muy positivos llenos de vigor moral”.

La moral fue uno de los ejes de la disertación de Mujica. El ex Presidente criticó las cosas superfluas que sostienen la economía mundial mientras el planeta se despreocupa de los indigentes. “El mundo necesita cosas útiles como vivienda y educación, y no un nuevo teléfono al mes para que tengamos que pagar sus cuotas”, espetó. “Los pobres del mundo son nuestros pobres y nuestros necesitados, y hay que comprometerse con el que no tiene para comer”, dijo, y lamentó que muchos perros en Europa coman mejor que ciudadanos africanos.

Respecto a América Latina, Mujica dijo que ha vivido una década importante en la que ha avanzado mucho, pero que ahora están atascados. “O construimos alguna alternativa o quedaremos como hoja al viento”, dijo tras criticar la falta de acuerdo comercial con Europa (“están a otras cosas”), y la actitud individualista de los países latinoamericanos respecto a sus relaciones con Estados Unidos, aunque “ahora, por primera vez en años, los dirigentes de América Latina hablan entre ellos”.

Mujica, quien se definió a sí mismo como “un viejo que cuando era joven quiso cambiar el mundo”, se felicitó por la exclusión de Cuba de la lista de los países que apoyan al terrorismo, negó la posibilidad de un viaje a Venezuela y no quiso dejar de dar un consejo a los políticos: “que no se enamoren de la plata”.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.