91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Rebeca Grynspan y José Antonio Ocampo pidieron gobiernos más transparentes, mejor gestión y más presencia de la industria, en las jornadas de presentación de la Cátedra de América Latina

2-sesion-catedra-america-laLa Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan, confesó durante la segunda jornada de presentación de la Cátedra de América Latina dedicada a la realidad social en Latinoamérica, que "aún hay muchas tareas pendientes de la agenda pasada" y que "las políticas públicas del pasado no nos llevarán al éxito en el futuro", refiriéndose a la recesión económica que está sufriendo la región durante los últimos años.

Este retroceso en la economía es importante. El Fondo Monetario Internacional cifra el crecimiento de la región en tan solo un 0,9%, con caídas tan llamativas como la de Venezuela (7%). Así, "podríamos ver retrocesos en la región, ya que, los sectores vulnerables de la sociedad, que son mayoría, "podrían volver a caer por debajo del umbral de pobreza", advirtió Grynspan.

Esto supondría un fracaso de las medidas sociales que se pusieron en marcha al calor del crecimiento económico de la década de los 2000. Dichas medidas "provocaron un cambio en la estructura social que, en general, han hecho crecer a América Latina", según Grynspan. No en vano, la pobreza y la desigualdad bajaron un 80% y el gasto social aumentó un 4%, pasando del 14% al 18% en una década.

Todo ello permitió que América Latina fuera la única región del mundo donde, entre 2000 y 2012, bajara la pobreza y la desigualdad al mismo tiempo. Aun así, reconoció que "el país menos desigual (Uruguay) tiene una desigualdad más alta que el país más desigual de Europa".

Objetivo: no retroceder

El periodista Joaquín Estefanía, que acompañó a Gryspan en la mesa junto al investigador del CSIC Ludolfo Paramio y al Director de la Cátedra de América Latina, Enrique Iglesias, recalcó que "lo que América Latina debería hacer es no perder lo obtenido; el desafío está en la recuperación y en no dejar ir lo que tiene". Para ello son necesarios gobiernos comprometidos. "La nueva estructura social requiere gobiernos más transparentes, que rindan cuentas a los ciudadanos y con capacidad para gestionar adecuadamente lo que afecta al bienestar diario de los ciudadanos", añadió Grynspan.

2-sesion-catedra-america2Ese bienestar pasa por la educación. Ha mejorado, pero no lo suficiente. "El 70% de los estudiantes universitarios en América Latina son primeros en su familia en llegar a la universidad, y en 2050 habrá 50 millones de universitarios", anunció Grynspan, Son generaciones que pueden optar a mejores empleos y a mayores expectativas salariales, aunque "si no se maneja bien podría ser un caldo de cultivo de inestabilidad social", reconoció.

Las razones de la desaceleración

José Antonio Ocampo, profesor de la Universidad de Columbia y exministro del Gobierno colombiano, corroboró muchas de las afirmaciones realizadas el día anterior durante la tercera jornada de presentación de la Cátedra de América Latina dedicada a la economía de Latinoamérica. "Durante una época, de 2003 a 2007, ha habido un excesivo optimismo con respecto a la economía latinoamericana que en estos momentos se encuentra en un agudo periodo de desaceleración", dijo.

Según Ocampo, este hecho se debe, fundamentalmente, a cuatro elementos: el crecimiento más lento de las economías desarrolladas debido a la crisis del 2008; el menor crecimiento del comercio internacional; un súper ciclo de los precios de los productos básicos, como el petróleo, que ha llegado a su fin, y un acceso a la financiación que, aunque sigue siendo favorable, dijo, presenta deterioro. Todo lo cual ha hecho que la economía de la región se desacelere. Para Ocampo, el gran problema de la economía latinoamericana sería "el retraso tecnológico fruto de la desindustrialización".

Normalización de la crisis

El exministro argentino José Luís Machinea, que acompañó en la mesa a Ocampo, coincidió con el panorama pintado por el exministro de Colombia, aunque puntualizó que "estamos hablando de una región muy heterogénea, también en términos de crecimiento". Durante su intervención comparó la economía mundial con un avión de cuatro motores de los que solo funciona uno, el de Estados Unidos, e hizo mención a la economía china que, dijo, juega un papel fundamental para América Latina y para el mundo: "El comercio estuvo inflado por la deslocalización de la producción algo que ha cambiado con la crisis".

3-sesion-catedra-america-laCon respecto a América Latina, Machinea recordó, como en la jornada del día anterior, que es difícil hablar de "oportunidad perdida para la economía cuando la pobreza y la desigualdad se han reducido como nunca".

También se mostró optimista Federico Steinberg, reputado economista del Real Instituto Elcano. "En términos generales, hay una buena noticia y es que en las últimas décadas, cuando había una crisis en América Latina era catastrófica", dijo. A lo que añadió: "Ahora hay una recesión o una desaceleración de la economía que se entiende es cíclica y sin efectos devastadores. Esta normalización de los periodos de crisis es novedosa y saludable".

Para finalizar su intervención y conectando con lo dicho en la segunda jornada, Steinberg se preguntó por el impacto de la desaceleración del crecimiento en la cohesión social. "¿En qué medida la posible frustración de las clases medias puede tener un impacto desestabilizador sobre la economía? Los asiáticos tienen un modelo de desarrollo estupendo, pero si se compara con América Latina en términos de bienestar social, estos países dejan mucho que desear" puntualizó.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.