91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Se celebró un open day de los másteres de derecho, en el que el juez Ruz explicó a los alumnos qué espera un juez de un abogado

Pablo-Ruz-Master-de-Acceso-

El juez Pablo Ruz, magistrado de la Audiencia Nacional, mantuvo una distendida charla con alumnos de derecho sobre su futuro profesional y las claves del ejercicio de la abogacía, en un open day en el que se presentaron los másteres oficiales del Centro de Innovación del Derecho (CID-ICADE). El magistrado, cercano y sincero con los estudiantes, fue claro en sus recomendaciones. “Os invito a la lucha obstinada y con tozudez por la independencia”, dijo.

Para hablar de lo que espera un juez de un abogado, Ruz recuperó la raíz de la palabra abogado, del latín advocatus (llamado en auxilio). “Estoy seguro de que os encontraréis experiencias en las que, si vosotros no dais ese auxilio, no lo dará nadie”. Hay muchos ámbitos a los que la justicia no llega, advirtió, y el papel del abogado no puede hacerlo otro. “En ocasiones me he visto obligado a excitar esa labor en el abogado, y eso es triste. Cuando uno ve que la persona imputada o demandada que tiene delante no tiene una defensa digna, las consecuencias son devastadoras y poco se puede hacer ya”.

Independencia esencial

Esta llamada al auxilio podría hacernos descreer de la situación actual, sin embargo, el juez hizo un llamamiento para afrontar la realidad de la justicia. A su juicio, hay dos cosas que deben aportar los profesionales, ya sea de la judicatura o de la abogacía: independencia y responsabilidad creativa.

“Para los jueces, el valor de la independencia es esencial en el ejercicio de la profesión. Si algo me atrevo a decir es que desde que uno decide que va a ser juez, si algo tiene dentro, es la independencia en el ejercicio de la profesión”, reconoció a los alumnos. Quedó claro que, para Ruz, éste es un principio superior del sistema judicial, más allá de los requisitos legales. “El valor de la independencia no debe quedar en una exigencia de la Constitución. Si entre todos no logramos que se promueva, si nos conformamos con hábitos de independencia débil, de bajo perfil, si fracasamos en conciliar justicia y libertad, habremos fracasado en todo”, declaró.

Responsabilidad creativa

“Si ejercemos responsablemente nuestra profesiones, no nos limitamos a ser meros aplicadores de textos y leyes, o a entender nuestro cometido como una asistencia puntual, sino a convertirlo en una experiencia compartida, para llegar a un ideal, la construcción de un mundo más justo”, continuó Ruz, explicando a los jóvenes estudiantes qué entiende por responsabilidad creativa.

“Todos encontraréis momentos en los que podéis dar con un perfil bajo, de cumplir con el trámite, pero uno se puede quedar con la duda de si podía haber hecho algo más. Esos pequeños ‘algo más’ pueden cambiar tendencias, hasta inspirar reformas legislativas, y aspirar a que sistemas o ejercicios de justicia que no nos parecen generosos o bondadosos deban ser tenidos en cuenta”, resumió.

El acto terminó con preguntas de los alumnos, que no rehuyeron, como tampoco hizo Ruz, ningún tema espinoso o de actualidad. Presiones, reforma de la justicia, prisión permanente revisable, la relación entre la justicia y la economía o la transparencia judicial fueron abordados por el juez, a petición de sus interlocutores.

Ruz y Julio L. Martínez, SJ

Antiguo alumno

Ruz, que estudio Derecho (E-1) entre 1993 y 1998, se mostró muy relajado durante todo el encuentro y dijo sentirse como en casa en la universidad. “Pasé años fantásticos y he vuelto frecuentemente y con gusto a esta universidad, porque ha sido mi sitio para actos profesionales, pero también clandestinos”, comentó enigmático, para después explicar que aquí se gestó la plataforma “Otro derecho penal es posible”, de la que es fundador junto al profesor Julián Ríos. “Su nacimiento ha tenido mucho que ver con la universidad, encuentros en estas aulas con colegas, profesores, abogados, jueces… todos éramos testigos y sufríamos la dureza de la realidad del mundo penal, buscábamos dar luz sobre muchos clichés del modelo de justicia penal e intentar cambiar la situación”.

También confesó que en su recorrido vital y profesional tienen mucha importancia profesores y profesionales que ha encontrado en Comillas, “que me han orientado y siguen orientándome”. “Las dudas son muchas en los últimos años, y no es fácil encontrar personas que te asesoren bien, sin condicionamientos. Para eso he tenido que recurrir al ámbito académico. El paso por la universidad y una visión más reposada de las cosas me ha sido muy útil”, afirmó.

El Rector, Julio L. Martínez, SJ, acompañó a Ruz en la charla, junto a la Directora del CID-ICADE, Cristina Carretero, y al Director de Máster de Acceso a la Abogacía, Federico de Montalvo. “Nos honramos de tenerle presente, como antiguo alumno y amigo de la universidad. Amistad que se manifiesta no solo en las palabras sino en las obras concretas”, dijo.

Para el Rector, Ruz encarna los valores fundamentales que pretende esta universidad al formar a sus alumnos: “personas de la máxima competencia profesional, que al tiempo tengan la máxima calidad personal”.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.