91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Comillas acoge la jornada “¿Comprendemos las leyes? El lenguaje normativo y su compleja comunicación”, que reunió a expertos de los ministerios de Justicia, y de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente

Comprendemos las leyes  El lenguaje normativo y su compleja comunicación 11-02-201501¿Se redactan las leyes de una manera adecuada? No. ¿Las entienden los ciudadanos? No. ¿Si las entendiéramos cumpliríamos más las normas? Según estudios que se han hecho en Europa, sí.

Todas esas cuestiones relativas a la comprensión de las normas se trataron recientemente en la jornada “¿Comprendemos las leyes? El lenguaje normativo y su compleja comunicación”, que se celebró en Comillas. Allí, Cristina Carretero, Directora del Centro de Innovación del Derecho (CID-ICADE) y profesora de Derecho Procesal y Oratoria y Redacción Jurídicas, abogó por hacer un esfuerzo a la hora de redactar las leyes de forma más sencilla, una batalla en la que está inmerso el Grupo de Investigación Derecho y Lenguaje de Comillas.

Carretero definió el lenguaje legal como “indescifrable, críptico y oscuro” y “heredado de tradiciones de siglos”. De hecho, según un reciente barómetro del Consejo General del Poder Judicial, el 82% de la población que se acerca a la justicia no entiende bien lo que está leyendo en las leyes, decretos, proyectos de ley o cualquier otro formato relacionado con la justicia. “Es un problema serio en España”, avisó Carretero, quien, desde la universidad, hizo un estudio para el Ministerio de Justicia, cuyas conclusiones fueron desoladoras, ya que “faltan políticas públicas coordinadas que aborden la mejora de las leyes”, según la profesora.

Mientras, en Europa hay campañas para explicar estos “misterios”. “En Francia hay leyes de simplificación y aligeramiento del derecho, y en Alemania hay equipos de filólogos que trabajan para hacer las leyes más claras”, afirmó Carretero. En España ha habido interés, pero diluido. Uno de los últimos intentos fue la Comisión para la Modernización del Lenguaje Jurídico de 2009, que reunía filólogos, periodistas, juristas y académicos. Ahora, la Comisión para la Claridad del Lenguaje Jurídico espera retomar los trabajos de su predecesora.

“Qué infinidad de leyes, qué oscuridad”

“Inexactitud, falta de ideas previas y forma de legislar atropellada”. Así definió Alberto Alonso, Subdirector General Adjunto de Legislación y Ordenación Normativa del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la forma de hacer leyes. Citó a Jovellanos (“qué infinidad de leyes, qué oscuridad”), una cita que “podría aplicarse en la actualidad”, y subrayó el problema de la traducción de las leyes europeas que se trasponen al sistema legislativo español.

Por su parte, Eduardo Asensio, Jefe de la Unidad de Apoyo en la Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia, dijo que “vivimos rodeados de normas; es una época de hipertrofia normativa en todos los ámbitos del Estado”. Criticó la forma en la que se hacen las leyes y se refirió a las Directrices de Técnicas Normativas, unas reglas aprobadas en 2005 para conseguir mejorar la calidad técnica y jurídica de las normas”.

Aun así, los ponentes coincidieron en que queda mucho camino que recorrer y se mostraron convencidos de que, cuanto más se comprendan las leyes, más dispuestos estarán los ciudadanos a cumplirlas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.