91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

Los expertos reunidos en Comillas solicitan la liberalización del mercado, mayor presencia de energías renovables y participación ciudadana más activa

Presentacion Informe Construyendo el mercado de energia Europeo 24-11-2014012Coincidiendo con un creciente interés por las cuestiones energéticas y por las decisiones que la Unión Europea debe adoptar en los próximos meses en esta materia, se presentó en Comillas el libro Building a European Energy market: legislation, implementation and challenges, que analiza el presente y el futuro del mercado energético europeo. Una cuestión en la que, como dejó patente Pedro Linares, Vicerrector de Investigación e Internacionalización, “nuestros profesores están en la punta de lanza”.

Uno de los puntos clave es la liberalización del mercado energético en Europa, sobre el que Tomás Gómez, profesor del Departamento de Energía Eléctrica de Comillas ICAI y experto en regulación energética (ha estado involucrado en la política de energía de la UE), dijo que no se ha producido y todavía depende de los estados, “porque la desregulación del mercado energético es complicada”. En este sentido, Carlos Ocaña, Director General de Funcas, el organismo que ha editado el libro, recordó que hace años imaginábamos una transición hacia una industria energética menos dependiente del BOE y de la Unión Europea, “algo similar a lo que ha ocurrido con los hidrocarburos”.

Ocaña reconoció que los mercados de gas y electricidad tienen complicaciones que hacen difícil una transición rápida como ocurrió con el petróleo, a pesar de que, como coincidieron los ponentes, “la competencia es clave para la eficiencia. El Director General de Funcas aseveró que existe un consenso amplio sobre los problemas a los que nos enfrentamos, las soluciones y las vías por las que transitar. Y una de estas soluciones pasa por “la necesidad de redes que conecten infraestructuras nacionales”, como defendió Rodrigo Escobar, autor del libro junto con Tomás Gómez. Fue precisamente este último quien se refirió al reto de las energías renovables y su integración efectiva en las redes de distribución, poniendo en igualdad de condiciones todas las tecnologías, incluido el gas, para el que reclamó una mayor flexibilidad en el diseño de su mercado y la necesidad de “poner más énfasis en los planes europeos”.

Un mercado participado por los consumidores

Los ponentes aseguraron que el mercado de la energía tiene un futuro que pasa por dos puntos. El primero es un mercado de negociación continua en el que ya se trabaja para 2015, y el segundo se refiere a la participación de consumidores en el mercado de la electricidad. Con esto último se conseguiría un mercado distribuido, y la aparición de consumidores más informados y un mayor número de agentes que ofrezcan más servicios. “En diez años los consumidores participarán más activamente en el mercado energético y se aprovecharán de las enormes posibilidades de las nuevas tecnologías”, sentenció Alberto Pototschnig, Director de la Agencia para la Cooperación de Reguladores de Energía (ACER, por sus siglas en inglés).

Fue precisamente la intervención de Pototschnig la más esperada de la tarde. El italiano confirmó la tendencia mundial hacia una sociedad baja en carbón, por lo que el sistema necesita una mayor flexibilidad que se traduce en una mayor penetración de las energías renovables. Pototschnig afirmó que también se tiende a un mercado de energía integrado para, entre otras cosas, aumentar la seguridad de suministro para los consumidores.

Además, el Director de la ACER prevé el aumento del uso no tradicional del gas natural (para transporte, por ejemplo), del que dijo que debe trabajar codo con codo con el sector eléctrico. En este sentido, defendió el establecimiento de un sistema energético integrado en Europa. “En asuntos energéticos, Europa debe ser algo más que la UE –dijo Pototschnig–, por lo que hay que hacer que los países se unan, porque es crítico para el desarrollo del mercado europeo, que no se convierte en mercado único por intereses nacionales y en el que se pagan hasta  400.000 millones de euros al año en total por la energía”, concluyó Pototschnig.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.