91 542 28 00 Contactar arrow 02

  • LinkedIn
  • Twitter
  • Facebook
  • YouTube

ico intranet 

El jesuita y escritor José María Rodríguez Olaizola habló sobre la mejor manera de afrontar el inexorable paso del tiempo

Encuentro Anual de Antiguos Alumnos 2014 25-10-2014037

 

Un año más, y ya van doce, Comillas reunió a sus antiguos alumnos en una convocatoria general. Como ocurre en todas las ediciones, la llamada de la universidad fue respondida por cientos de exalumnos que se congregaron en el Aula Magna tras la Eucaristía oficiada por el Rector Julio L. Martínez, SJ. Allí fueron testigos de la charla del jesuita, escritor y antiguo alumno de Comillas, José María Rodríguez Olaizola, quien habló de las “Lecciones del tiempo”.

El encuentro contó con la presencia de miembros de la Junta de Gobierno de la universidad y de los representantes de las juntas directivas de las asociaciones de antiguos alumnos de Comillas: Unión Fraternal, Asociación de Ingenieros Técnicos del ICAI, Asociación de Ingenieros del ICAI, ICADE Asociación, Club Empresarial ICADE y Club Comillas Postgrado.

Con un enfoque muy actual, como comentaban los asistentes a la salida del acto, Olaizola se refirió a la manera que tenemos los seres humanos de afrontar el paso del tiempo. “Necesitamos aprender de lo vivido, sin memoria estamos perdidos”, aunque también “necesitamos un horizonte que dé motivos al presente”, añadió. “Uno se va haciendo consciente del paso del tiempo cuando se hace mayor; tenemos un tiempo limitado y no se puede ser todo en la vida, por eso hay que elegir”.

Para hacer de sus ejemplos algo más cercano a los asistentes, no dudó en ilustrar sus palabras mencionando ejemplos anclados en la cultura común, como el cine (El candidato, de Robert Redford, o El club de los poetas muertos, de Robin Williams); el teatro (Los Miserables, de Víctor Hugo), o libros como Historias del Kronen, de José Ángel Mañas.

Olaizola también se refirió a las “enfermedades del tiempo”, que surgen cuando se vive de manera equivocada y enfermiza. Entre estas “patologías” se encuentran el carpe diem (“solo existe el presente, se come el futuro y acaba con la memoria”), la impaciencia (“nos hemos acostumbrado a tener todo de inmediato y hemos perdido la capacidad de esperar”), la nostalgia, que convierte el pasado “en una prisión que lo atrapa todo”, o la idealización de la juventud.

Olaizola mencionó la prisa como condicionante de nuestras prioridades y recordó que “siempre seréis ricos para ser generosos”. Además, explicó que todos estamos relacionados con los demás y, en este sentido, no dejó de mencionar la presencia omnipresente de las redes sociales, que provocan que la gente “no tenga vida fuera”. 

Casi 25.000 antiguos alumnos

El Encuentro Anual de Antiguos Alumnos sirvió para anunciar el nuevo perfil de Twitter: @ComillasAlumni que, como señaló al final del acto Carmen Jiménez, Directora de la Oficina de Antiguos Alumnos, “ha echado humo a lo largo de todo el acto”. “Ya somos 24.399 los alumni registrados en la Oficina de Antiguos Alumnos”, afirmó Jiménez, que recordó a los presentes el alto grado de reconocimiento social de los valores y la calidad de la enseñanza que se imparte en Comillas. “El prestigio de una universidad se sustenta sobre los méritos de sus antiguos alumnos –aseveró– y, como resultado de vuestro ejemplo, Comillas mantiene un elevadísimo grado de reconocimiento social a la excelencia de la formación que imparte y de los valores que transmite”.

Encuentro Anual de Antiguos Alumnos 2014 25-10-2014030Pedro García, Director de Capital Humano de PwC, que un año más patrocinó el encuentro, destacó que Comillas y su firma están unidas por valores semejantes, entre los que subrayó el compromiso, el esfuerzo, la dedicación y el respeto. “Los objetivos que perseguimos son iguales, y no son otros que la excelencia y la calidad. Nos preocupamos y ocupamos del talento, por eso estamos tan cerca de los estudiantes de Comillas, a quienes buscamos para generarles oportunidades de carrera laboral”.

De esa forma, los alumnos se incorporan a una compañía con más de 4.000 empleados y 20 oficinas repartidas por toda España. “Para formar buenos líderes necesitamos una universidad como esta, que transmite el trabajo bien hecho y no se olvida de iniciativas innovadoras”, recalcó García.

La buena salud de la universidad

En la misma línea, el Rector confirmó que Comillas goza de buena salud gracias, entre otras cosas, “a los estudiantes que se esfuerzan y están motivados, a nuestra capacidad de innovación en productos y procesos” y “al papel fundamental de los antiguos alumnos”, que dan prestigio a la institución. También mencionó el orgullo de pertenencia de los antiguos alumnos a la comunidad universitaria, que desde hace cuatro siglos la Compañía sigue formando a los mejores”, y que “la universidad necesita reforzar la preocupación por los problemas éticos”. En este sentido, el Rector alabó las cualidades de todos los alumnos y la inclinación de todos ellos hacia el bien.

El Rector citó las acciones solidarias que se llevan a cabo en la universidad, entre las que figuran la Clínica Jurídica y la Consultoría Social Empresarial. Y recordó a los presentes que, próximamente, en cada carrera se cursará un diploma de habilidades personales y comunicativas, que se obtendrá tras aprobar asignaturas relacionadas con el autoconocimiento y control de emociones, trabajo en equipo, hablar en público o liderazgo y gestión del cambio.

 

 



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Para más información acerca de la configuración y el uso de cookies visite nuestra Política de Cookies.